Autor: Washington Uranga

Pedagogía política de la comunicación

POR WASHINGTON URANGA | Los motivos por los cuales los temas vinculados con el ejercicio de la justicia no entran en la agenda y en las preocupaciones de las audiencias populares. La responsabilidad del mundo político y las decisiones pendientes.

Centralidad política de la comunicación: asignatura pendiente

POR WASHINGTON URANGA | En su análisis de la coyuntura y poniendo su mirada de cara al futuro político de la coalición oficialista, el exministro Agustín Rossi advirtió los problemas que enfrenta el gobierno en materia de comunicación y pidió «prelación» y «precisión» a la hora de comunicar.

Políticas públicas de comunicación

POR WASHINGTON URANGA | Distintas experiencias políticas recientes en América Latina ratifican que nuestras sociedades precisan del debate de ideas en el espacio público para construirse, reformarse y trazar escenarios de futuro. Para lograrlo el ejercicio del derecho a la comunicación necesita ser comprendido y diseñado como política pública. 

Escepticismo y desafección política: el problema más grave

POR WASHINGTON URANGA | Un reciente informe producido por la consultora Zuban Córdoba y Asociados arroja un dato que revela algo que también se palpa en las calles y en la vida cotidiana. Se trata, quizás, de una de las consecuencias más graves que afecta la vida política ciudadana: niveles crecientes y alarmantes de escepticismo por parte de argentinas y argentinos.

La encrucijada del Frente de todos: cada quien atiende su juego

POR WASHINGTON URANGA | El FDT atraviesa la que quizás sea una de las peores crisis desde su constitución, acontecimiento éste al que debe atribuirse el éxito no menor de haber ganado las elecciones presidenciales desplazando al macrismo del gobierno. Ponderando la importancia de ese logro, también es preciso señalar que la metodología que resultó óptima a los fines electorales no funciona de la misma manera cuando se trata de llevar adelante la gestión.

La comunicación como escenario de conflicto

POR WASHINGTON URANGA | Lo que sucede en Ucrania nos enfrenta al hecho incontrastable de que la comunicación es parte del teatro de la guerra, que por acción u omisión la verdad de los hechos siempre es sacrificada y que tanto para los periodistas como para las audiencias es casi imposible acceder a una información que permita el propio discernimiento.

Comunicación y educación: preguntas sin respuestas

POR WASHINGTON URANGA | El comienzo del ciclo lectivo es una ocasión para regresar sobre interrogantes que van más allá los problemas derivados de cuestiones materiales y de infraestructura, aunque estén atravesados también por éstos; hacen a un modelo educativo que no responde a las demandas de la sociedad actual y que no tiene en cuenta el diálogo como condición básica para la apropiación de los sentidos histórico sociales.

La política más que la comunicación

POR WASHINGTON URANGA | La Argentina atraviesa una importante crisis política y de construcción de sentidos colectivos que impide crecer en capacidad de análisis sobre lo que nos sucede. Solo una renovación de la política, de sus propósitos y de sus métodos puede permitir un salto cualitativo en la materia. No sirve echarle entonces toda la culpa a la comunicación si la política no reacciona y se hace cargo de su cuota parte.

Soledad Acuña y el «negocio» de alimentar la grieta

POR WASHINGTON URANGA | La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, dijo que los alumnos que abandonaron la escuela durante la pandemia de covid-19 en la Argentina se encuentran «perdidos en el pasillo de una villa, ya cayeron en la actividad del narcotráfico o tuvieron que ponerse a trabajar». De esta forma los condenó y descartó la posibilidad de que puedan reinsertarse en el sistema educativo.

¿Cambio de clima, de rumbo o de época?

POR WASHINGTON URANGA | Había una vez en la que —en términos políticos— se afirmaba que en la Argentina «en enero no pasa nada». La presunta certeza cayó en desuso por imperio de los propios acontecimientos; enero ha sido un tiempo de aceleración de hechos de trascendencia política no vinculados ni al clima ni a las altas temperaturas.