Politizar las TIC: el gran hermano producido por el GCBA

La apuesta del PRO/Cambiemos por la comunicación 4.0 es una concepción política que pretende que la disputa política se despliegue en el terreno digital, en el cual tiene su mayor fortaleza. La aplicación para estacionar en CABA podría aportar información para, con precisión quirúrgica, orientar campañas electorales personalizadas.

El concepto original de la privacidad como derecho, introducido a finales del siglo XIX, hacia énfasis en el derecho del individuo en no ser molestado. Desde entonces, cada nuevo desarrollo tecnológico ha contribuido a un cambio fundamental en el concepto de la privacidad. El uso de tecnologías digitales esta embebido en la idea del control de datos. Los datos de las personas se subastan en mercados «blue».

La introducción de tecnologías de la información a nivel de uso en la vida cotidiana, como lo son tecnologías del internet de las cosas (IdC), aunados a nuevos sistemas de información (app) y procesamiento de datos mediante algoritmos en la nube computacional suponen un cambio de paradigma en la sociedad actual.

Las ciudades «inteligentes» en donde los servicios públicos y privados mediante plataformas de software y app recolectan y almacenan información personal de los usuarios, para luego darles un uso que se desconoce, hacen necesario un replanteamiento del concepto de privacidad. En esta reformulación el Estado toma un rol central de garantía ciudadana.

La confianza digital se vuelve una cuestión clave. El uso indebido o no autorizado genera riesgo sobre la privacidad y la seguridad de los datos personales. El potencial máximo de la sociedad del conocimiento y de la conectividad solo se alcanzarán si las personas confían en las organizaciones que prestan servicios de base digital.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dispuso un nuevo sistema de información para pagar el estacionamiento medido. Blinkay es el sistema transaccional, conocido como app, que se instala en los teléfonos celulares con sistema operativo iOS y Android.

Funcionalidad

El nuevo sistema de estacionamiento medido para las zonas tarifadas, funciona en los barrios de San Telmo, Montserrat, Balvanera, San Nicolás, Retiro y Recoleta. El método de pago electrónico contará con dos opciones para abonar el estacionamiento de forma digital. La primera es la opción prepaga, donde se elige la cantidad de horas que se ocupará el lugar y se paga por adelantado, y la segunda es el pospago, en la cual se coloca una cantidad de horas a estacionar y se abona sólo las que sean utilizadas.

La aplicación puede ser descargada tanto en Play Store como en App Store. Una vez dentro será necesario crear un usuario y contraseña a partir de un mail válido y cargar el o los medios de pago que serán utilizados.

Una vez que la aplicación esté operativa y es activada por el usuario en su celular al momento de haber encontrado un lugar para estacionar, la ubicación del vehículo se deberá marcar en un mapa de la app. Dicho lugar deberá verse marcado con azul, en caso de no estarlo significa que está prohibido estacionar ahí. Luego se procede a colocar el tiempo estimado en el que se dejará estacionado el vehículo, el cual no puede exceder las doce horas, y a seleccionar una de las opciones para abonar, prepago o pospago.

TE PUEDE INTERESAR

La verificación del estacionamiento será realizada por agentes de tránsito en motocicletas con cámaras que registran las patentes de los autos y así corroboran los pagos. En caso de que dicho pago no sea detectado el sistema dará quince minutos de tolerancia, tras ese tiempo se le dará aviso al centro de procesamiento y se realizará la infracción correspondiente.

Lo que no sabemos y no tenemos forma de informarnos es que otros datos viajan con la transacción de pago. El gobierno de Larreta tercerizo en a la empresa española Blinkay el servicio en cuestión que, a qunce días de haber comenzado sus operaciones, ya tiene cien mil usuarios.

Los datos personales en riesgo

Una denuncia realizada mediante la red Twitter alerta acerca del riesgo de robo de datos de los usuarios que utilizan la app Blinkay, ya que ésta puede acceder a información sensible de cada persona, como de su dispositivo y de su identidad. La denuncia pone de manifiesto a los riesgos a que se exponen los usuarios debido a la desinformación acerca del funcionamiento de esta app a cargo del gobiernoi de la Ciudad.

En twitter el usuario @NetNezva publicó un mensaje en el que advirtió que la aplicación Blinkay le «chupó» los datos; es decir, sin consentimiento alguno registró información sensible de la persona. «La aplicación de mierda que el @gcba te obliga a usar para el estacionamiento (@blinkay_ar) cosecha y reparte datos personales de manera arbitraria e innecesaria. ¿tendrá algo que opinar el @ProtDatosPer?», en referencia al programa de protección de datos de la Defensoría de pueblo de la ciudad.

Según la denuncia realizada en la Defensoría, Blinkay «transmite el IMEI, IMSI y MAC del teléfono (y otros datos identificatorios) a los servidores de la empresa, y además usa el framework de seguimiento Adjust SDK, que recolecta esos y otros datos hacia sus servidores de la empresa Blinkay.

Hemos formulado las siguientes preguntas la Defensoría del Pueblo, aún pendiente de respuesta:

—¿La app Blinkay está certificada por algún organismo de defensa o cuidado de datos de los ciudadanos usuarios de la misma?

—¿Qué datos del equipo móvil utiliza la app al momento de realizar una transacción de pago de estacionamiento?

—¿Cuánto tiempo quedan almacenados estos datos en los servidores de la empresa que brinda el servicio?

—¿Los servidores se encuentran en un centro de datos en Buenos Aires? ¿Dónde se encuentra en caso de que no sea en Buenos Aires?

—¿La empresa tiene algún condicionante sobre lo que puede hacer con los datos de los ciudadanos que utilizan la app?

—¿Como se verifican las buenas prácticas sobre la protección de datos en referencia al ciudadano y la app?

—¿Porque se eligió una empresa española?

El big data porteño y los riesgos sobre los datos personales

El código procesal penal (CPP) de la Ciudad de Buenos Aires votado por Cambiemos el 4 de octubre 2018, habilitó entre otras cosas el acceso a todo dispositivo fijo o móvil con capacidad de conectarse a internet que entre muchas funcionalidades permite la geolocalización. Este CPP limita la democracia y expone a los porteños a vivir »la experiencia del big brother»

El 13 de julio de 2022, el Gobierno de la Ciudad apartó al juez Gallardo de la causa de los datos biométricos. La decisión favorece al gobierno de Larreta, investigado por el uso ilegal de millones de datos personales.  El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires (TSJ) hizo lugar a la recusación planteada por el gobierno de Larreta contra el juez Roberto Gallardo y lo apartó de la causa en la que se investigan supuestas irregularidades en la utilización de datos biométricos por parte de quienes tienen acceso al sistema de reconocimiento facial de prófugos. El juez Gallardo había ordenado suspender el uso del sistema de reconocimiento facial en el ámbito de esta capital, informaron fuentes judiciales.

El Observatorio de Derecho Informático Argentino (Odia) promovió una acción de amparo colectivo contra el GCBA cuestionando la constitucionalidad y convencionalidad de las normas que dispusieron la aplicación del sistema de reconocimiento facial de prófugos. La entidad advirtió, que las medidas de seguridad, implementadas a través de una empresa privada, «no fueron precedidas por un debate profundo acerca de la pertinencia y seguridad del sistema». Señaló que «no se había llevado a cabo una evaluación de impacto en la privacidad (EIP) que permitiese determinar la posible afectación a los datos personales y otros derechos humanos básicos de los ciudadanos de la Ciudad por parte del sistema implementado» y sostuvo que «las normas cuestionadas vulneraban los derechos constitucionales de reunión, la privacidad y a la intimidad, la protección de los datos personales —entre ellos, los biométricos—, y a la no discriminación».

Los ciudadanos que habitamos y operamos en el territorio digital necesitamos conocer el destino y el uso de los datos que aportamos en cada transacción digital. Para lo cual es fundamental con un organismo de responsabilidad pública que certifique las app que utilizaremos y que publique en su portal los datos que serán usados y la temporalidad de los mismos. Como así también, la condiciones que debe respetar la institución pública o empresa privada que recolecta los datos.

Replantearnos del concepto de privacidad en el territorio digital pone en el centro de la escena al Estado como garante y protagonista de los cuidados y garantías de los datos de las personas. Los datos son el valor colectivo del pueblo.

TE PUEDE INTERESAR
Larreta continúa el big data de Cambiemos

En siglo XXI la inclusión del big data y las redes sociales en las campañas electorales tuvo como resultado lo que se denomina tecnopolitica, para designar las formas en cómo se construye la representación, apropiándose del territorio digital, a partir de su creciente relevancia en la mediación de las relaciones sociales, especialmente las aplicaciones en los teléfonos inteligentes aportadas por so algoritmos de inteligencia artificial.

La utilización del big data y las redes sociales es lo que permite microsegmentar campañas mediante la geolocalización de preferencias y valores de los votantes. Su utilización habilita conocer los intereses, comportamientos, inquietudes y deseos de las personas, creando una gran masa de datos sobre los electorados que distribuye mayores capacidades para segmentar los mensajes y publicidades. El armado de grupos con perfiles hipersegmentados habilita la instalación de directrices, valores e ideas-fuerza mediante la viralización de contenido, porque cada una de esas personas nucleadas, tienen otros grupos en donde lo difunden, como la campaña de Horacio con el mensaje: «Se vienen las elecciones y todos podemos dar una mano para que Horacio siga transformando la Ciudad. Te pedimos por favor que agendes nuestro número (¡si no lo agendas no te van a llegar nuestros mensajes!). Muy pronto vamos a comenzar a pasarte videos, stickers, imágenes, audios y textos con los temas de tu barrio y de tu interés. La idea es que los compartas con tus grupos de WhatsApp, tu familia, tus vecinos, el grupo de padres y madres del colegio».

El PRO/Cambiemos es el primer partido político en introducir esta metodología aplicada con desconocimiento total de las personas que aportamos nuestros datos. Los encargados de diseñar y planificar las estrategias fueron Jaime Duran Barba, Marcos Peña Braun, Mauricio Macri y Rodriguez Larreta. La apuesta del macrismo por la comunicación 4.0 es una concepción política, que pretende que la disputa de poder política-estratégica sea en el terreno digital, en el cual tiene su mayor fortaleza aportada por el poder tecno financiero local y global.

Un poquito de paciencia…

Es posible vincular los datos aplicando métodos relacionales del modelo de producción de información. Solo es necesario contar con buenos informáticos y acceso a diferentes bases de datos de donde extraer datos que completen las relaciones definidas en el modelo a explorar.

Los datos conocidos hasta ahora de la transacción de estacionamiento mediante Blinkay son: coreo electrónico, EMEI, IMSI Y MAC. El IMEI es un código de quince dígitos pregrabado por el fabricante para identificar cada equipo móvil a nivel mundial. El IMSI es un número único que la compañía de telecomunicaciones asignada a la tarjeta SIM que emiten a sus suscriptores. Los números IMSI pueden utilizarse para encontrar el país y la red móvil del suscriptor, entre otros detalles relacionados con la SIM. Está vinculado a la tarjeta SIM y no al teléfono. La MAC es un identificador único para un dispositivo que se conecta a la red, es un identificador único para un dispositivo en la de red, en ocasiones conocida también como la dirección física. Este código cambia en cada conexión que realiza el dispositivo a diferentes redes wifi, Bluethooth, etc. el servidor de la red le devuelve una Mac dirección física mediante la cual reconocerá al dispositivo el tiempo que este conectado a esa red.

En la base de datos de las telefónicas están todos EMEI y los IMSI junto a los datos que entregamos al momento de la suscripción de una línea. Blinkay puede relacionar por correo electrónico ya que es un dato que ya lo damos para todo, pero aparte tiene los códigos que son únicos. Blinkay también sabe dónde estacionamos con posición georeferencial. Hasta aquí se puede con algoritmos de inteligencia artificial inferir nivel socio económico y mapear las zonas de movimiento. Si a esto lo relacionamos con los resultados electorales, ya que es posible saber la zona donde votamos, el conocimiento crece y así las posibilidades de crear perfiles para, con precisión quirúrgica, orientar las campañas personalizadas.

Amanece, tomo mi dispositivo móvil para recibir los primeros datos de mi hacer, estamos conectados…

Alfredo Moreno

Ingeniero TIC en Agentina satelital. (Arsat). Profesor TIC en la Universidad Nacional de Moreno

También te podría gustar...

Deja un comentario