Autor: Hugo Muleiro

La autopista del odio

POR HUGO MULEIRO | Esta nota plantea la necesidad de trabajar a fondo respecto de las condiciones que permiten que los discursos de odio se instalen en el cuerpo social. Y sostiene que se trata de una tarea indispensable, compleja y de largo aliento, ya que es simultánea a las acciones de quienes emiten estos discursos en los medios de comunicación opositores.

El gran bonete de la oposición mediática

POR HUGO MULEIRO | Los medios opositores se vieron obligados a ponerse a la defensiva, algo muy infrecuente durante el gobierno del Frente de Todos, y desplegaron una línea editorial sin fisuras para deshacerse de toda responsabilidad en la imposición y afianzamiento del clima de época en que se inscribe el intento de asesinato a Cristina Fernández de Kirchner.

El viejo aliento mediático a la represión

POR HUGO MULEIRO | Las reacciones de apoyo a Cristina Kirchner por los avances del dispositivo que ya resolvió imponerle condenas judiciales, como parte de la estrategia de toma total del poder a más tardar en 2023, parecen haber superado los cálculos iniciales y reactivan el instinto represivo ultraconservador, alentado y respaldado por los medios periodísticos más poderosos.

Jolgorio mediático: cumplido otro paso contra Cristina

POR HUGO MULEIRO | El avance meticuloso del plan que terminará en la condena ya decidida contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, mediante el show rutilante del fiscal Luciani, jugador de la banda de Los Abrojos y nuevo héroe del dispositivo de poder, sigue apoyándose en el despliegue diario de títulos y «análisis» en los que además se deslizan nuevos diseños para ampliar operaciones durante 2023.

Los Abrojos Mafia Club tiene su barra brava

POR HUGO MULEIRO | Innumerables columnistas de los medios opositores apuntalan día a día, a destajo, el avance de la banda judicial de Los Abrojos, que planea que la condena ya decidida contra Cristina Kirchner en la causa obra pública abra juego a otros procesos, aún si para ocultar la impudicia de jueces y fiscales deben recurrir a contar los metros entre la casa de Macri y la canchita de fútbol.

El poder económico exige más

POR HUGO MULEIRO | Las esmeradas «señales» que el ministro Massa envió al poder económico para que ponga fin a la desestabilización y sobre todo al golpe en la plaza cambiaria ya fueron sentenciadas como insuficientes por las y los columnistas de los medios opositores, que le atribuyen un margen de pocas semanas.

Massa, emplazado por la prensa opositora

POR HUGO MULEIRO | El poder económico profundizó por los medios opositores su pliego de reclamos, con un emplazamiento reiterado al nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, para que imponga la devaluación que beneficie al sector agroexportador, acompañada por un ajuste ortodoxo profundo que, pronostican los artículos, garantizará la derrota del peronismo en 2023.

Devaluación o ajuste

POR HUGO MULEIRO | El poder económico que determina títulos, notas y comentarios de los medios opositores aumenta la presión al Gobierno para una devaluación devastadora y un ajuste extremo, con despliegue diario centrado en la cotización del dólar y agitando figuras como «todo puede pasar», «abismo», «vacío de poder».

La prensa opositora le cuenta los días a Batakis

POR HUGO MULEIRO | La flamante ministra de Economía es presentada como carente de todo sustento político y pasó de ser atacada por «cristinista» a ser descripta como víctima del «hondo silencio kirchnerista», en la continuidad de una estrategia de desestabilización que en verdad tiene como objetivo a todo el gobierno.

Ofensiva editorial para la aniquilación

POR HUGO MULEIRO | La rutina de ataque del sistema mediático a Cristina Kirchner y al sector del peronismo que representa se amplió ostensiblemente a la figura del presidente Alberto Fernández, descripto en varios artículos al borde de la salida del cargo, junto con sentencias sobre la «caída» o «devaluación» de Sergio Massa.

A Batakis le va mal antes de empezar

POR HUGO MULEIRO | Los medios opositores lanzaron el ataque a la ministra de Economía apenas fue hecho el anuncio oficial y mucho antes de que asumiera, no solo con la estigmatización por «cristinista» sino también con el preanuncio de rechazo de los sacrosantos «mercados», el eufemismo que el poder económico nacional e internacional usa para enmascarar sus maniobras y codicia sin límite.