Los conspiranoicos

Andan por ahí camuflados, vestidos de personas normales, están agazapados, esperando el momento oportuno, el instante preciso donde poder mostrar su verdadera cara, una que exhiben con orgullo, porque parecería que cada vez son más y que ya no se callan por temor al ridículo.

Estoy hablando de los conspiranoicos primos hermanos de los paranoicos, gente que anda por la vida creyendo cosas que no tienen gollete pero que ellos con hidalguía las sostienen sin importarles que algunas de sus teorías ya fueron desechadas de manera irrefutable. Pero en este siglo XXI cambalache el meme puede matar a la ciencia.

No conozco a los fanáticos del 2+2 es 4, como si lo hay de las teorías más absurdas, voy a poner en evidencia las tres que más me asombraron

Nibiru colisionara contra el planeta tierra ocasionando el fin de la humanidadPese a que desde la NASA ya salieron a aclarar que Nibiru no existe, eso no impidió que sigan surgiendo páginas que reafirman la teoría. Actualmente hay dos millones de páginas web que sostienen que el impacto es inminente

Los dinosaurios nunca existieron – Desde el 2015 se instaló en las redes sociales esta teoría. No es casualidad que ese mismo año haya sido el del estreno de la película Jurassic World. Esta hipótesis surge y se instala fuertemente en grupos de religión cristiana

La tierra es plana – Pese a que ya se ha demostrado desde la antigua Grecia que la tierra era esférica, el grupo de los terraplanistas se hace cada vez más fuerte. Esta teoría tiene grupos de Facebook, cuentas de Twitter y videos en YouTube que sostienen que el planeta es plano

¿Donde se incuban estos pensamientos?

La cuna son las redes sociales, donde da lo mismo un burro que un gran profesor. Ahí se juntan, ahí intercambian opiniones, ahí se reafirman todos los conceptos.

Eli Pariser sostiene que el Filtro burbuja es el estado de aislamiento intelectual en el que puede derivar el uso de algoritmos que personalizan los resultados de búsquedas. Por lo tanto, los filtros burbuja son el universo propio, personal y único de información que cada uno vive en la red.

Ahora poniéndome en abogado defensor de los conspiranoicos

¿Acaso no es razonable que uno se aferre a una postura si gracias al dios algoritmo yo puedo estar todo el día consumiendo contenidos que reafirman mis creencias? ¿Y si a eso le sumo la posibilidad de crear comunidad con personas que piensan como yo no es más factible que me fanatice por una idea que nadie de mi circulo social me desmiente?

En psicología la forma de actuar y crear comunidad se denomina pensamiento motivado, esto es un mecanismo psicológico por el cual sólo se aceptan como válidos aquellos datos que reafirman las propias teorías que la comunidad defiende. 

Según mi teoría conspiranoica nadie está exento de formular y aferrarse a una teoría por más disparatada que sea.

Mariano Quiroga

Director de Multiviral (https://multiviralok.wordpress.com/), portal que produce contenidos sobre tecnología, geopolítica y poder. Este artículo se publica gracias a un acuerdo de colaboración entre Esfera Comunicacional con Multiviral.

También te podría gustar...

Deja un comentario