Privacy International: Las plataformas de Internet deben ofrecer mayor transparencia en los criterios de publicidad política

La regulación en redes sociales sobre publicidad política es fragmentada, las plataformas utilizan estándares de transparencia distintos en cada país, señala el estudio Online political ads: A study of inequality in transparency standards (Publicidad política en línea: un estudio de las inequidades en los estándares de transparencia), realizado por Privacy International junto a InternetLab de Brasil y el Instituto para Investigación sobre Políticas y Advocacy de Indonesia (Elsam).

La investigación, que analiza las herramientas de transparencia de Facebook, Google y Twitter en relación a la publicidad política, señala que cada plataforma define de forma distinta qué entiende por contenido político y por publicidad.

El estudio señala que existe poca claridad sobre qué factores consideran las plataformas para determinar qué países requieren niveles más altos de transparencia. A su vez, se advierte que en países que no cuentan con los estándares de transparencia más estrictos, el contenido político dañino puede quedar sin escrutinio y sin ser documentado.

«Se necesita avanzar para ofrecer el mismo nivel de transparencia a los usuarios en todos los países», recomienda la investigación. Además plantea que resulta un buen punto de partida que las regulaciones electorales demanden mayores estándares de transparencia, aunque con frecuencia resulta insuficiente para lograr transparencia en la publicidad.

El estudio sostiene que las herramientas «opcionales» disponibles para anunciantes políticos en las plataformas raramente se usan y logran poco en materia de transparencia ya que existe poco incentivo para cumplir con el uso de esas herramientas opcionales.

La investigación advierte que, además de Google, Facebook y Twitter, otras redes sociales como Instagram y WhatsApp (ambas de Facebook) cada vez son más relevantes como plataformas para publicidad política.

El trabajo presenta una serie de recomendaciones que resumimos a continuación: 

  • Las plataformas deben proveer normas de transparencia —estrictas y obligatorias— a nivel mundial. Si bien Google y Facebook han extendido a muchos países la obligatoriedad de requisitos de autorización/verificación para los anunciantes, si las mismas no son obligatorias, como demostró el estudio, es poco probable que sean utilizadas y, por ende, su contribución hacia una mayor transparencia sería limitada.
  • Las compañías de redes sociales deben garantizar la provisión de estándares de transparencia similares en todas las plataformas para publicar contenido político. Al igual que en Facebook, en Instagram también deberían incorporarse requisitos de autorización/verificación.
  • Las plataformas deben adaptar sus políticas de transparencia para capturar todos los tipos de publicidad política (por ejemplo, la que proviene de influencers políticos) y tomar acciones para garantizar que esas políticas se cumplan.
  • Las plataformas deben hacer públicos los requisitos de transparencia que implementan.
  • Las plataformas deben comprometerse a mayores estándares que los requisitos básicos dispuestos por las leyes electorales.
  • Las plataformas en línea deben involucrarse en un diálogo abierto con reguladores electorales y de protección de datos. La cooperación entre ellos es central para garantizar que el alcance de la publicidad política y el gasto de los actores políticos se conozca y tenga escrutinio.

También te podría gustar...

Deja un comentario