Críticas al relanzamiento de El Argentino de camioneros y canillitas

Desde el lunes 13 de diciembre movimientos sociales publican El Argentino, tabloide que supo formar parte del holding del empresario Sergio Szpolski. Su tirada es de treinta mil ejemplares por día, que distribuyen de manera gratuita integrantes del Movimiento Popular La Dignidad a la mañana temprano en las estaciones de Once, Constitución, Retiro, Federico Lacroze y las entradas del subte del Obelisco. Precisamente la distribución gratuita del matutino motivo duras críticas de los sindicatos de canillitas y camioneros.

Detrás del resurgimiento de El Argentino está Rafael Klejzer, director nacional de Políticas Integradoras del Ministerio de Desarrollo Social y, a la vez, el principal dirigente del Movimiento Popular La Dignidad. Esa organización integra la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), organización de la que Klejzer es uno de sus referentes.

En las invitaciones cursadas para el relanzamiento de El Argentino a dirigentes y periodistas en una casona de Barracas, Klejzer anticipó que, en la búsqueda de «ampliar voces, multiplicar miradas y democratizar el acceso a la información», la nueva gestión del periódico retomará la estrategia de imprimir una tirada inicial de treinta mil ejemplares que se distribuirá de manera gratuita en estaciones de subtes y terminales del área metropolitana de Buenos Aires, pero también editarán un semanario durante los meses de verano en la costa atlántica.

La editora de la sección Política es Laura Bitto, vocera del Movimiento La Dignidad. Y el director periodístico es Daniel Olivera, un exsocio de Szpolski, que fue director de El Argentino en la primera etapa del diario.

La vuelta al ruedo de un medio gratuito no cayó bien en los gremios vinculados al sector de la comunicación. A través de un comunicado poco habitual, Pablo Moyano, como secretario general del sindicato de camioneros, y Omar Plaini, titular del gremio de canillitas, fustigaron la aparición del medio y lo calificaron como una vuelta a «una vieja práctica deshonesta que tuvo su esplendor durante los años del gobierno menemista».

Pobres contra pobres | Declaración del Sivendia

Los sindicalistas se mostraron sorprendidos de que «movimientos sociales estén al frente de la iniciativa» y advirtieron que «la distribución gratuita de ejemplares atenta directamente contra miles de puestos de trabajo de hombres y mujeres que se levantan cada madrugada para tratar de vivir dignamente con los ejemplares que distribuyen y venden diariamente». Ambos dirigentes reclamaron además que «nuestro Gobierno» tome «cartas en el asunto» contra la precarización laboral que implica la irrupción del medio y las prácticas deshonestas que consideran van contra «una regla de oro» que rige la actividad: «Quien edita, no distribuye ni vende; quien distribuye no edita ni vende; quien vende no edita ni distribuye». 

Respecto al cuestionamiento de Canillitas, en declaraciones a radio Gráfica Klejzer planteó «no nos matemos entre nosotros haciéndole el juego a la derecha» y consideró que «achacarnos la responsabilidad de la pérdida del trabajo de canillitas es un error muy grande». Y buscando abrir el diálogo con Plaini dijo: «Sentémonos a charlar, es con todos adentro. No nos queremos pelear con nadie. Bienvenida sea la polémica pero nos comprometemos a trabajar entre todos» propuso finalmente Klejzer».

Declaraciones de Omar Plaini en radio Gráfica

BV | Con información de Letra P, radio Gráfica, Sivendia y Clarín.

También te podría gustar...

Deja un comentario