El futuro del periodismo en 2024

Recientemente el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo publicó su informe anual sobre los temas que marcarán la actividad de la prensa este año. Elaborado por Nic Newman, Periodismo, medios y tecnología: tendencias y predicciones para 2024 se basa en una encuesta realizada a 314 directivos de 56 países. Para Newman «a poco más de un año del lanzamiento público de ChatGPT, todavía estamos en las primeras fases de comprensión de qué significa, pero en 2024 empezaremos a reaccionar y a construir una visión para el periodismo en la era de la IA, y cómo los humanos y las máquinas pueden coexistir de forma productiva».

Según la investigación del Instituto Reuters el poder disruptivo de la inteligencia artificial (IA) se propagará este año por el espacio informativo, en tiempos de intensa volatilidad política y económica en todo el mundo. Las implicaciones para la fiabilidad de la información y para la sostenibilidad de los principales medios probablemente serán profundas en un año con elecciones cruciales en más de cuarenta democracias, y guerras que siguen haciendo estragos en Europa y Oriente Medio. En este contexto (y con un pronóstico según el cual la gran mayoría de los contenidos de internet se producirán sintéticamente para 2026), los reporteros y las organizaciones periodísticas deberán replantearse, con cierta urgencia, su papel y su propósito.

Sin embargo, no sólo los contenidos van a experimentar una fuerte tensión: también la distribución padecerá una gran turbulencia. Este será el año en el que las experiencias de búsqueda con IA generativa (SGE, por sus siglas en inglés) comenzarán a diseminarse, junto con una serie de chatbots impulsados por la IA que ofrecerán una forma más veloz e intuitiva de acceder a la información. Tras la pronunciada caída del tráfico procedente de Facebook y X (antes conocido como Twitter), es probable que, con el tiempo, estos cambios reduzcan aún más los flujos de audiencia en los sitios periodísticos, y que ejerzan aún más presión sobre los balances de las empresas. En sus momentos de optimismo, los medios anhelan una era en la que puedan quebrar su dependencia de unos pocos gigantes tecnológicos y establecer relaciones directas más cercanas con los clientes fieles. Por ello, cabe esperar que este año se dispongan más barreras a los contenidos y más costosos abogados para proteger la propiedad intelectual. Al mismo tiempo, estas estrategias asumen el riesgo de complicar aún más la llegada de los medios a las audiencias jóvenes y menos formadas, gran parte de las cuales ya están cómodas con las noticias que generan los algoritmos y tienen vínculos débiles con las organizaciones tradicionales.

Pero el cambio también trae consigo oportunidades, y este informe está lleno de ejemplos inspiradores de medios de todo el planeta que van adaptándose al nuevo mundo. La historia subyacente de este año será adoptar lo mejor de la inteligencia artificial y gestionar sus riesgos.

En las conclusiones de su informe, Newman plantea:

  • La tecnología sigue avanzando a un ritmo extraordinario, muy por encima de la capacidad de asimilación y comprensión que tenemos la mayoría de los seres humanos. Los medios saben que deben asumir y abrazar estas disrupciones, pero durante un tiempo es poco probable que se conozcan todas sus implicaciones.
  • Las organizaciones periodísticas con visión de futuro tratarán de crear experiencias y contenidos únicos que la IA no pueda reproducir con facilidad. Esto puede incluir seleccionar, organizar y presentar noticias en directo, análisis en profundidad, experiencias humanas que generen conexión, y formatos más largos de audio y video. Pero también se centrarán en utilizar la IA para que sus negocios sean más eficientes en un panorama económico cada vez más complejo. Al mismo tiempo, trabajarán para empaquetar y distribuir contenidos de modo que el periodismo sea más relevante para distintas audiencias, lo que ayudará a abordar problemas como la escasa participación y la evasión selectiva de noticias.
  • El impacto de la IA en el entorno de las plataformas es más difícil de predecir. Dependerá, en gran medida, de la actitud del público hacia la tecnología, pero también de qué tan responsablemente actúen las propias plataformas mientras se desarrolla la batalla entre aceleracionistas y “fatalistas”.
  • Algunos líderes mediáticos citados en este informe albergan la esperanza de que se fortalezca la posición del periodismo ante la inminente avalancha de contenidos sintéticos poco fiables. Y que se recupere la confianza. A otros les preocupa que el público pierda la confianza en toda la información, lo que socavaría aún más las democracias de todo el mundo.
  • Este año nos aportará más pistas sobre cuál de estos escenarios se impondrá y sobre el apetito de los gobiernos por regular el poder de los gigantes de la IA. Igualmente, importante será el resultado de los procesos legales sobre propiedad intelectual, que podrían abrir (o restringir severamente) la manera en que el contenido periodístico puede usarse para entrenar modelos de IA sin la debida compensación.
  • A poco más de un año del lanzamiento público de ChatGPT, todavía estamos en las primeras fases de comprensión de qué significa. El proceso continúa, aunque este año también empezaremos a reaccionar y a construir una visión para el periodismo en la era de la IA, y cómo los humanos y las máquinas pueden coexistir de forma productiva.

Periodismo, medios y tecnología: tendencias y predicciones para 2024

Nic Newman

Investigador asociado principal, Reuters Institute for the Study of Journalism, University of Oxford (https://reutersinstitute.politics.ox.ac.uk/)

También te podría gustar...

Deja un comentario