La brecha digital es ancha y deja en banda a gran parte del país

La conectividad universal en una Argentina extensa y desigual es una deuda pendiente. Precios, por arriba de la inflación. Telefonía móvil, reino del prepago.

La conectividad en el país no ha mostrado cambios relevantes en los últimos dos años. Las medidas de aislamiento iniciadas en 2020 expusieron como nunca el rol central de internet en la vida cotidiana, pero también se hicieron evidentes las desiguales capacidades de acceso a esta tecnología. Según los registros del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), en diciembre de 2021 había 7.851.723 accesos fijos a internet, lo que supuso un aumento de 2,2 % en relación con el mismo mes del año anterior. Los enlaces residenciales tuvieron un crecimiento interanual de 2,5 % mientras que las conexiones a organizaciones registraron una baja interanual de 1,7 %, que se suma a la caída interanual registrada en diciembre del año anterior, que fue de 14,4 %. Este descenso parece ser consecuencia directa de las disposiciones de aislamiento preventivo que promovieron el trabajo hogareño. Si se toman los datos del Indec sobre los accesos fijos a internet desde 2013 hasta 2021, se observa un alza constante pero lenta: un avance con largas mesetas.

Las provincias que mostraron mejores números en la última comparación interanual en las conexiones fijas fueron La Rioja (11,8 %) y Corrientes (9,8 %). Sin embargo, el último mes del año pasado muestra la baja interanual de este tipo de accesos para 11 provincias, mientras que los enlaces móviles tienen crecimientos interanuales en todos los distritos, salvo Santa Cruz.

Las cifras dan cuenta de la preferencia por el uso de datos móviles, que sumaban 34.574.527 de accesos en diciembre de 2021, con un crecimiento interanual de 6,8 %. Estos servicios móviles ofrecen distintos tipos de experiencias de conectividad, según la geografía y la capacidad de pago, como lo experimentan los usuarios diariamente. De acuerdo con el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), la gran mayoría de los planes de la telefonía móvil son prepagos (casi 90%), lo que supone condiciones de navegación limitadas.

El crecimiento de los accesos fijos a internet no es parejo en todo el país. Las cifras de Enacom exponen la desigualdad geográfica. La Ciudad de Buenos Aires lidera en cantidad de accesos cada cien hogares y muestran buenas performances provincias como Tierra del Fuego, La Pampa, Córdoba, San Luis, Chubut y La Rioja, con crecimientos notables de estas últimas dos en los años de pandemia. Sin embargo, ocho provincias se mantienen con menos de cincuenta enlaces cada cien casas.

Según las cifras de Enacom, se produjo un aumento sostenido de la velocidad promedio nacional de bajada de datos de las conexiones, con un salto importante en 2020. En el tercer trimestre de 2021 esa velocidad media nacional fue de 48,46 megabytes por segundo (Mbps), en 2020 fue de 40,67 Mbps, en 2019 llegó a 24,18, en 2018 fue de 15,36 y el año anterior se calculó en 8,34 Mbps. Sin embargo, ese promedio esconde desigualdades. Si bien han crecido las conexiones por encima de los 30 Mbps, la mitad de los enlaces fijos se mantiene por debajo de esa medida.

Por otra parte, la tecnología más utilizada para enlazarse a la red es el cable módem, con casi 58 % de los accesos hasta septiembre de 2021. Mientras la fibra óptica, la infraestructura más robusta, solo representa 15 % de los enlaces, con un crecimiento de 5 puntos porcentuales en relación con 2019 y de 12 puntos en relación con 2017.

También te podría gustar...

Deja un comentario