Juntos por el Cambio y el arte de la invisibilidad

Una de las grandes virtudes que tiene la oposición es la de homogenizar un mismo mensaje y que sea reproducido por todos sus interlocutores a la perfección.

Tal es el caso de la estrategia comunicacional de los principales referentes políticos de Juntos por el Cambio que hablan como si nunca hubiesen gobernado, y obviamente de quienes hoy parecen más los estrategas de esa oposición, los comunicadores de los medios hegemónicos.

Esto sucede porque el neoliberalismo también es un proyecto cultural que busca, a través de toda su maquinaria, trabajar sobre las subjetividades de las personas y construir así la ilusión de que en ningún momento fueron oficialistas —en términos políticos, porque siempre lo fueron en términos económicos, judiciales y mediáticos— cuando en realidad sí que lo fueron y, encima, chocaron la calesita.

Pero este relato de la oposición tendiente a invisibilizar la gestión de la derecha termina donde empiezan los datos reales y se observa que mientras que Cambiemos estuvo en el poder –hoy devenido en Juntos– se experimentó la destrucción de 240.000 puestos de trabajo y 25.000 pyme, la pérdida del 47% del poder adquisitivo del salario en dólares (u$s 589 a u$s 268), el 13% de caída de la actividad industrial, una inflación interanual del 301% y un 76% de crecimiento de la deuda externa.

La base de este proyecto cultural consiste en sostener que todo lo que venga del Estado está mal, atrasa y estorba. ​Ya lo sostuvo el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz cuando advirtió que “debemos olvidar la fantasía neoliberal de que los mercados sin restricciones traerán prosperidad para todos”. Esta es una de las ideas más poderosas que se ha instalado, de que quitando las restricciones a los mercados una mano invisible conducirá la economía hacia resultados eficientes en la que cada individuo, en la búsqueda por satisfacer sus intereses, traccionará a los intereses generales.

Sin embargo, cuando la sociedad se dio cuenta del buzón que le habían vendido en el 2015, le dijeron que había que esperar a que la copa se llene ―es decir el bolsillo de las elites económicas― para que comience a derramar hacia abajo, redistribuyendo los ingresos y la dignidad. Como eso nunca sucedió, hoy sostienen que hay que volver a votarlos “confíen —dicen— porque esta vez es en serio”.

El neoliberalismo de la mano invisible y de los mercados sin restricciones no sabe hacer otra cosa más que generar caos. Un modelo económico ―y también ahora cultural― que encontró en las corporaciones mediáticas sus mejores aliados para hacer rodar una representación del mundo en que las consecuencias de la implantación del neoliberalismo, esto es la pobreza, sea entendida como un estado natural en la que la gente elige ser pobre porque esa es su condición y no porque sea el resultado de un modelo de exclusión o más bien podríamos decir de expulsión, que tiene ese cometido.

Seguí leyendo esta nota en El Destape

También te podría gustar...

Deja un comentario