La propuesta de Milei de usar IA para reformar el Estado aviva las preocupaciones sobre el uso de esta herramienta para gobernar

El presidente Milei y sundar pichai, CEO de Google

Durante su gira a comienzos de junio por Estados Unidos Milei se reunió con directivos de empresas tecnológicas. Antes de su partida había manifestado que la intención del viaje era atraer recursos para enfrentar las dificultades económicas de la Argentina. Sin embargo, terminó generando compromisos que obligan a pagar a esas empresas por sus servicios. A su regreso anunció que buscará hacer «más eficiente» al Estado con ayuda de los sistemas de inteligencia artificial (IA) de Google.

Luego de su último viaje por los Estados Unidos, en el que se reunió con los líderes de las gigantes tecnológicas, el presidente anuncio que buscará implementar una reforma estatal con inteligencia artificial y adelantó que quería dejar en manos de Google una reforma del Estado. «En Google —dijo— tienen un sistema armado para hacer la reforma del Estado con inteligencia artificial que están aplicando en El Salvador (…) Tuvimos una charla con personal de Google. La compañía tiene un módulo para hacer reforma del Estado con inteligencia artificial, así es que vamos a estar avanzando en eso», explicó el mandatario durante una conferencia de prensa en la Casa Rosada.

En diálogo con Tiempo Argentino, Beatriz Busaniche, presidenta de Fundación Vía Libre, ONG dedicada a la defensa de derechos fundamentales en entornos mediados por tecnologías de información y comunicación, expresó: «lo que dijo Milei, asusta». Y agregó: «No sabemos qué entiende el presidente por inteligencia artificial (IA) aplicada al Estado, pero sí sabemos que su idea de reforma del Estado es achicarlo a su mínima expresión a como dé lugar. Entonces, que un sistema de IA se encargue de la toma de decisiones en vez de un funcionario encaja perfecto en el imaginario de Milei».

En cuanto a las posibles consecuencias de un acuerdo entre el Estado nacional y Google, Busaniche señaló que poner una IA a decidir sobre la cosa pública sería abdicar del mandato que le fue encomendado en las urnas, pasar por encima los procesos administrativos que tienen obligación de transparencia e integridad y eliminar la cadena de responsabilidad. Por otro lado, el convenio bloquearía las condiciones de desarrollo del país, además de ser muy costoso.

«Lo primero que tiene que entender el presidente —dijo— es que el Estado asume una responsabilidad frente a las decisiones que toma, que los funcionarios tienen que responder por sus acciones. ¿Quién asume la responsabilidad cuando la decisión la tomó un sistema de inteligencia artificial? Otro dato que Milei no toma en cuenta es que los sistemas de IA fallan. Todas las personas que trabajan en este campo lo saben. Ha habido muchos ejemplos catastróficos en el mundo. En Países Bajos se utilizó un sistema de IA para evaluar el otorgamiento de programas sociales, lo que derivó en que miles de familias quedaran en una situación de extrema pobreza; incluso hubo suicidios porque el sistema resolvió quitarles la ayuda pública y quedaron absolutamente desamparados. En Estados Unidos, el programa Compas (Correctional Offender Management Profiling for Alternative Sanctions, que en español puede traducirse como Administración de Perfiles de Criminales para Sanciones Alternativas del Sistema de Prisiones) se usa para determinar si una persona va a volver a cometer un crimen o no y con base en ese resultado otorgarle o negarle la libertad condicional. ¿Qué hacía el sistema? Dejaba a las personas negras en la cárcel y sólo liberaba a los blancos. Era claramente racista. Estos sistemas fallan porque no tienen una ética ni criterios humanos para tomar decisiones. Solo buscan patrones y no te dan ninguna explicación de por qué encontró ese patrón.»

Y a la pregunta acerca de si se puede replicar en Argentina la experiencia de El Salvador, respondió

«No, porque Argentina no es El Salvador. Yo digo que el supuesto acuerdo con Google es un paquete completo de humo porque acá tenemos mucha capacidad técnica instalada. Un acuerdo como este solo bloquearía las condiciones de desarrollo de Argentina. Además, se trata de un acuerdo costoso. Por ley, El Salvador le garantiza a Google un mínimo de quinientos millones de dólares de ganancia. A eso hay que sumarle toda la información que Google se va a llevar. Con los sistemas de Classroom,[1]Google Classroom es una herramienta creada por Google en 2014, y destinada exclusivamente al mundo educativo. Su misión es la de permitir gestionar un aula a través de Internet, siendo una … Continue reading por ejemplo, le estás entregando en bandeja todo un mercado cautivo. Tenemos que tener más autoestima como país y desarrollar las capacidades locales. Google nos ofrece soluciones que son realizables por empresas y profesionales argentinos.»

Para Busaniche lo que hace Milei es muy contradictorio, «se reúne con ejecutivos de empresas tecnológicas de afuera al mismo tiempo que está desmantelando el sistema científico nacional. Hay una relación colonial donde una élite gobierna para la metrópolis y nos entrega como si fuéramos territorio virgen para que nos vengan a explotar, tanto en términos de recursos naturales, como también en términos de adquirir una tecnología que perfectamente se puede hacer con empresas y profesionales argentinos. Realmente es muy triste lo que está pasando».


MIRÁ ESTE VIDEO

Notas
Notas
1 Google Classroom es una herramienta creada por Google en 2014, y destinada exclusivamente al mundo educativo. Su misión es la de permitir gestionar un aula a través de Internet, siendo una plataforma para la gestión del aprendizaje o Learning Management System.

También te podría gustar...