Debates sobre información responsable en pandemia y nuevas formas de comunicar

En el día de las y los periodistas, la Defensoría del Público promovió dos encuentros de los que participaron periodistas de diversos medios audiovisuales de alcance nacional y, además, otras voces que integran experiencias de medios alternativos, cooperativos o que incluyen innovación en sus contenidos. El marco fue poner en debate la actual crisis del periodismo y la responsabilidad de informar en pandemia.

La primera mesa puso el foco sobre El desafío de informar con responsabilidad en pandemia y estuvo moderada por la Defensora del Público, Miriam Lewin. «Se trata de salir de la división y de las cámaras de ecos», destacó Lewin al presentar a las personas que debatieron: Nora Bär, Noelia Barral Grigera, Romina Manguel, Ernesto Tenembaum, Franco Torchia, Mario Giorgi y el médico comunicador en temas de salud, Jorge Tartaglione.

Bär, periodista científica, enfatizó que «la mala información, cuando hablamos de temas de salud, tiene consecuencias que pueden ser mortales».

En esa línea, Manguel admitió que el periodismo no está trabajando bien. «No nos tomamos el tiempo necesario para chequear, para entender y para poder comunicar la información de la manera más precisa. El nuestro es el único oficio o profesión donde el error no tiene ningún costo», expresó.

Torchia, por su parte, afirmó que «la sensación de irresponsabilidad es muy frecuente, no sólo en pandemia». Y pidió que se reflexione acerca de por qué los periodistas especializados en diversidad «somos sinónimos de activistas».

Los problemas de la precariedad laboral los introdujo Barral Grigera. «Tenemos dos o tres trabajos, lo que impacta en la calidad de lo que se informa», analizó.

Giorgi, quien además de ejercer el periodismo tradicional dirige la radio de la Universidad Nacional de Avellaneda, señaló que el periodismo atraviesa un momento «complicado» porque «más allá de la grieta» es un tiempo donde se da como «verosímil toda la circulación informativa que pasa por todos los canales y canaletas de las redes sociales».

El médico Tartaglione aclaró que no es periodista y su objetivo en los medios es «cambiar conductas», lo que le resulta hoy en día «muy difícil» porque «la gente está sobreinformada en salud».

El cierre estuvo a cargo de Tenembaum, quien manifestó: «Hay que tratar de vivir estos momentos difíciles con ternura, no perder la empatía, porque del otro lado hay gente que la está pasando muy mal». Y completó: «Las peleas en las pantallas a los gritos, pueden generar rating, pero no ayuda en nada».

La crisis del periodismo como oportunidad

El segundo panel, moderado por el Secretario general de la Defensoría del Público, Pascual Calicchio, abordó las experiencias de los nuevos medios que surgieron como consecuencia de la crisis que vive el periodismo.

La primera en exponer su mirada ante este fenómeno fue Agustina Paz Frontera, periodista y fundadora de Laftem: «Nosotras venimos a ocupar un espacio que queda vacante por esa crisis de los medios más grandes, los generalistas».

A su turno, Julia Mengolini, periodista y fundadora de Futurock, narró que ese medio es «hijo de un momento político y de una circunstancia». Y agregó: «Quienes fundamos Futurock trabajábamos en Nacional Rock y cuando llega el cambio de gobierno, cuando asume Macri, nos echan, de un día para otro. En lugar de luchar separados y separadas nos organizamos».

«Esto nos garantiza la subsistencia y la libertad, dos tercios de nuestros ingresos surgen de los oyentes. Esta forma de financiamiento posibilita nuestra subsistencia, siendo leal a nuestras convicciones», subrayó Mengolini.

Sebastián Hacher, periodista, integrante del Vist Projects, trabaja en el uso de la inteligencia artificial aplicada a medios periodísticos para explicar cuáles son los aportes de la tecnología. «Las máquinas nunca van a estar preparadas para enfrentar cuando venga una avestruz [imprevisto], cuando venga un fake news, o una operación y ahí es cuando el periodismo sigue teniendo un valor enorme», aseguró.

Ivana Szerman, periodista y conductora de País de Boludos (un canal de YouTube de humor político), contó: «Podemos vivir de esto, pero todes tenemos otro trabajo. Pero en principio, sí vivimos de lo que aportan los suscriptores. Se siente muy bien que haya gente que crea como vos en el proyecto que hacés».

Para terminar, llegó el turno de Fernanda Albornoz, periodista integrante de La Tinta, medio cooperativo de la provincia de Córdoba (Red de Medios Digitales). «Estos medios digitales, nacidos en estos últimos cinco años, ampliaron los debates políticos y las agendas». Para ella, son generadores de nuevos trabajos, de nuevos contenidos y «nuevas formas para contar historias».

También te podría gustar...

Deja un comentario