José Del Rio (La Nación): «El cambio de formato del diario de los sábados y domingos es para mostrarle al lector que seguimos siendo un medio innovador»

El secretario general de Redacción de La Nación cuenta por qué se despidieron del tamaño sábana y decidieron darle la bienvenida al «berlinés» también los fines de semana. Además, habla de los proyectos que desarrollarán durante 2021 para seguir estando en el podio de los sitios más leídos y del desafío de ser uno de los medios con mayor cantidad de suscriptores digitales en América latina. 
Así era una jornada en la redacción de La Nación, conformada por 356 personas, antes de la llegada de la pandemia

En abril, el diario La Nación le dijo adiós al tamaño sábana del fin de semana. Desde entonces, todas sus ediciones estandarizaron su tamaño en veintiocho centímetros de ancho por 41 de alto. Adoptaron, así, el formato «berlinés». 

Pero esta transformación no se reduce solo a su aspecto. Es algo mucho más profundo: es la demostración de que un diario tradicional de 151 años tuvo que adaptarse a los tiempos, hábitos y espacios de sus lectores. También fue una oportunidad para sumar nuevos contenidos, columnistas y formatos. 

Tampoco fue un cambio improvisado. Todo lo contrario: lo hicieron después de haberlo afianzado de lunes a viernes, un camino que empezó el 31 de octubre de 2016. «Para un diario de circulación nacional, el cambio de formato era una decisión muy trascendental. Se debatió mucho puertas adentro hasta que se tomó la definición de hacer algo innovador y, a la vez, conservador, que era distanciar la etapa de lanzamiento. Eso implicaba que se iba a sacar un tamaño «berlinés» de lunes a viernes y se mantenía por unos años el formato sábana los sábados y domingos”, recuerda José Del Rio, secretario general de Redacción.

La explicación del porqué el diario pasaba a tener un formato ágil para esa época era porque tenían comprobado que de lunes a viernes, en un mundo precovid-19, la comodidad, la velocidad y la practicidad del producto impreso también acompañaba los hábitos de lectores que en la semana tenía menos tiempo de profundizar.

«El resultado de esos años de experiencia nos puso muy contentos y ya desde el primer año se había empezado a evaluar cuándo iba a ser el «Día D» para el fin de semana. El proyecto era hacerlo prepandemia. En 2020, después de evaluar cuál era y por qué era el mejor momento para llevarlo adelante, se decidió pasarlo a este año», cuenta Del Rio, que dirige los contenidos del matutino, del sitio lanacion.com y del grupo de revistas.  

Hoy, imprimen en promedio 380.000 ejemplares por semana y 125.000 los domingos. 

Mientras se retraen a nivel mundial las ventas de los periódicos impresos y se especula con su permanencia en el futuro, hecho y debate que no escapan a la realidad de la industria editorial argentina, en diálogo con el Laboratorio de Periodismo, Del Rio explica las razones por las que La Nación decidió redefinir y revalorizar el diario papel a partir de una apuesta visual fuerte y con una propuesta editorial novedosa. 

Si bien el papel «sigue siendo un proyecto importante» para el medio, su foco estratégico es digital. Por eso, durante 2021 desarrollarán nuevos productos para llevar a distintas plataformas, donde habita el público que consume noticias digitales. Del Rio hace algunos adelantos. 

También define cuáles son los objetivos detrás del programa de suscripciones digitales. Actualmente, La Nación tiene 260.000 suscriptores y compite cabeza a cabeza con Clarín, según el último ranking mundial de Visual Capitalist. 

► Seguir leyendo la nota: Laboratorio de Periodismo

Agustina Heb | Laboratorio de Periodismo

https://laboratoriodeperiodismo.org/

También te podría gustar...

Deja un comentario