Encubrimiento mediático a los amigos copitos

El encubrimiento de la trama política detrás del intento de asesinato de Cristina Kirchner del primero de septiembre y la publicación descarada de amenazas de bloqueo al Presupuesto 2023, con cautelares para defender el bolsillo de los jueces y así asestar otro golpe al Frente de Todos, demanda por estos días los mayores esfuerzos del periodismo opositor.

Las notas con las que Clarín y La Nación insistían en tachar de «relato K» los indicios crecientes sobre la proximidad de las fuerzas políticas opositoras con el grupo graciosamente llamado «los copitos», publicadas hasta hace solo una semana con la firma de columnistas premiados y «prestigiosos», dieron paso al ocultamiento lapidario de las acciones de los Caputo, aliados estrechos del macrismo.

La censura imperó también en estos medios después de conocidas las evidencias de la cumbre mafiosa en los territorios gobernados por el empresario Joe Lewis. Los espacios principales fueron volcados bruscamente a la defensa del privilegio revulsivo de la famiglia judicial y a la propalación de amenazas por la inclusión en el proyecto de Presupuesto de la previsión para el pago del impuesto a las ganancias.

Mientras en las cuevas tribunalicias apenas se trazaban las primeras estrategias para embestir otra vez al Frente de Todos, La Nación se apresuró el viernes, en nota firmada por Hernán Cappiello, a organizar la línea: «un juez», carente de nombre y apellido, dijo que el camino es interponer amparos para bloquear todo el Presupuesto.

La iniciativa oficialista, que sin duda amerita una discusión técnica, consiguió el prodigio de que los supremos cortesanos se pusieran a trabajar a destajo ¡un viernes! y hasta las 19, como ponderó el cabecilla del grupo de tareas judiciales de Clarín, Santoro.

La iniciativa para que los jueces paguen ganancias es un elemento más del choque de larga data entre el kirchnerismo y los estamentos más poderosos del aparato judicial.

Estos son las mismas señorías que no tuvieron tiempo para dar a los tribunales inferiores un solo refuerzo o ayuda para que avance la investigación del atentado a la vicepresidenta. No obstante, el involucramiento de Revolución Federal derivó en detenciones que forzaron a unos desganados títulos de tapa en Clarín y La Nación, por única vez, en letra pequeña y casi cayéndose de la página.

Esta vez se vio una lustrosa excepción en Infobae, que el jueves puso al tope de su página la foto de Patricia Bullrich junto a Hernán Carrol, el dirigente derechista a quien Sabag Montiel reclama como abogado en la causa por el intento de asesinato. El portal ilustró la nota con más imágenes de la cercanía de este individuo con otros dirigentes de Juntos por el Cambio y grupos afines, aunque se abstuvo de incluir los videos que muestran cómo los activistas de Revolución Federal son entrevistados frecuentes de TN y otras canaletas opositoras.

De extremismo se trata, y la censura como mecanismo de encubrimiento tuvo también una excepción, la de Eduardo Van der Kooy en Clarín del domingo: firmó que la conexión de estos grupos con «un exministro de Macri» es un invento de Cristina Kirchner. Y la emprendió incluso contra el juez Martínez de Giorgi y el que parece pasó a ser examigo, el fiscal Pollicita: le reprocha haber acusado de incitación a la violencia a los militantes derechistas «sin una sola prueba». Y, para peor, «el juez lo avaló». Por supuesto, remata con una defensa ciega de los Caputo.

La iniciativa para que los jueces paguen ganancias es un elemento más del choque de larga data entre el kirchnerismo y los estamentos más poderosos del aparato judicial. Como describió Roman Letjman en Infobae, los cortesanos hicieron el esfuerzo de ponerse a trabajar en los argumentos que sustentarán las cautelares para bloquear el Presupuesto. La nota trae sentencia: los dirigentes del Frente de Todos, dice, olvidaron que «solo se libran las batallas que se pueden ganar».

El otro elemento que insisten en poner en juego las y los articulistas de estos medios es la ya prevista condena a Cristina Kirchner en la causa Vialidad, programada para antes de fin de año y, muy probablemente, para los días del Mundial de Qatar. Y no sólo: este lunes 24 Jacquelin repite en La Nación que a ese fallo se sumarán novedades en otras causas, obviamente adversas a la vicepresidenta.

NOTA ANTERIOR

Hugo Muleiro

Periodista y escritor.

También te podría gustar...

Deja un comentario