El hormiguero: una mirada a los medios nativos digitales de América Latina   

El hormiguero: informe sobre el estudio de medios nativos digitales latinoamericanos 2022 es el nuevo libro de la Fundación Gabo [1]https://fundaciongabo.org/es, que recoge la investigación más amplia y completa dedicada a caracterizar los medios digitales en la región. Un mapeo total de 1521 medios identificados en doce países (que incluye a la Argentina) que permite vislumbrar la dimensión del trabajo y la dedicación de miles de profesionales en contextos tan diversos como cambiantes. Aquí una síntesis del informe.

En las dos últimas décadas se han vivido grandes transformaciones en el paisaje de los medios de comunicación latinoamericanos. Los medios convencionales han atravesado una crisis que ha afectado a su modelo de negocio, fracturado sus niveles de credibilidad y confianza, replanteado el papel de la información en la vida de las sociedades y modificado sus relaciones con el sistema político, particularmente el sentido de su presencia en las democracias. Todo ello en un contexto global de cambios radicales de las tecnologías de la información y la comunicación que han incidido directamente en la naturaleza y funcionamiento de los medios y en las particularidades del oficio periodístico.

Uno de los signos de la transformación es el crecimiento, desarrollo y diversidad de los medios nativos digitales, que en pocos años han ido poblando el universo de los medios de comunicación latinoamericanos. En estas dos décadas se ha desarrollado un grupo de medios nativos digitales de referencia, es decir aquellos que han logrado consolidar equipos de trabajo estables, caminos relativamente eficientes de sostenibilidad, modelos diferentes de funcionamiento, modos sugerentes de elaboración y circulación de la información, propuestas de experimentación de los géneros periodísticos tradicionales y emergentes, agendas diversificadas que han vuelto sus ojos hacia temas, maneras de aproximación y actores de la sociedad inéditos y formas de participación de las audiencias mucho más activas y directas. También se empiezan a percibir los alcances de su intervención social y en algunos países, la irritación que generan y las estratagemas de control y aún de persecución que provocan gobiernos autoritarios.

Países donde se realizó la encuesta
La vitalidad del hormiguero

Junto con estos medios digitales de referencia, que fueron consultados en este estudio, están los diferentes modelos digitales que han creado los medios convencionales y que prácticamente ya han finalizado sus procesos de migración. A ellos se deben agregar, en el caso latinoamericano, los medios públicos, los medios regionales y locales y una gran cantidad de medios ciudadanos, alternativos o comunitarios que tienen una historia propia y que han sido característicos de América Latina.

Junto con todos ellos están los medios que en el continente componen lo que hemos llamado el “hormiguero”, tomando las definiciones que en su momento hicieron Michel de Certeau y Clifford Geertz y que está conformado por millares de pequeños y medianos proyectos de periodismo, muchas veces con una operación local, pero casi siempre con una vocación nacional e inclusive internacional explícita.

Sobre ellos se concentra especialmente el interés del estudio que ha realizado la Fundación Gabo con el apoyo de Google News Initiative. En la exploración realizada se entendió por medios nativos digitales, a todos aquellos medios de comunicación nativos de países latinoamericanos y del ecosistema digital, que producen o distribuyen información propia en un 50 % o más, a través de diferentes tipos de soportes digitales.

No es la primera vez que la Fundación Gabo se preocupa por un tema que también ha sido analizado por otros investigadores e instituciones, como SembraMedia. La Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) —antigua denominación de la Fundación Gabo— hizo en 2009 un estudio sobre necesidades de formación para medios digitales en América Latina, dirigido por Guillermo Franco, con financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid). El énfasis en las narrativas, las características de la sostenibilidad, las estructuras de funcionamiento de las redacciones, la capacidad de actualización o la participación de las audiencias, fueron temas que se pueden observar en el desarrollo de ese estudio pionero, además de un panorama muy interesante de las necesidades de formación por parte de estos nuevos actores del paisaje mediático.

Este estudio se ha propuesto hacer un mapa de los medios nativos digitales latinoamericanos, dividido en cuatro partes: en la primera se elaboró una base de datos con medios de doce países del continente (Argentina, Chile, México, Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia, Venezuela, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Cuba); en la segunda, se llevó a cabo una caracterización de estos medios a través de un cuestionario que permitió conocerlos más a fondo, indagar su identidad, sus posibilidades de sostenibilidad y crecimiento, sus herramientas de gestión, publicación y distribución y su relación con las audiencias. En la tercera, se enfatizó en lo que estos medios entienden por calidad del periodismo y, finalmente, en la cuarta se hizo un análisis pormenorizado de casos que permitieran observar su diversidad.

A partir de una metodología de inspiradores(as), es decir, de periodistas que en cada país conocieran la realidad de los medios, del análisis de listados   y bases de datos ya existentes y de un riguroso proceso de verificación y depuración, se conformó finalmente un corpus de 1521 medios nativos digitales verificados, que fue la población sobre la cual se trabajó en la investigación. Es el estudio reciente realizado con una base mayor de análisis.

La caracterización se hizo a partir del retorno de un cuestionario por parte de 359 medios nativos digitales que corresponden a un 23,60 % del universo construido en el estudio.

Encuesta por país
Medios con identidad propia

Los resultados muestran un sector joven, dinámico y diverso. Un 48 % de los medios nativos digitales latinoamericanos han sido creados en los últimos cinco años y un 23 % entre uno y tres años. Una gran parte de ellos se entienden a sí mismos como redes, una comprensión diferente a la más tradicional de medios, mientras que subrayan el brindar información veraz y servir a la comunidad, como los dos grandes objetivos que se proponen. La originalidad y la calidad del contenido son las características que más aprecian y que se concretan en agendas con temas y actores que han sido invisibilizados, con la profundización de los géneros periodísticos y la participación de las audiencias, cada día más especializadas. La política, el ambiente, la cultura, la economía y la salud son los cinco temas que los medios nativos digitales encuentran en el interés de sus audiencias.

La sostenibilidad y particularmente la financiación de sus proyectos es uno de los núcleos de preocupación de estos medios. Como lo son los caminos que están proponiéndose para responder a los retos en este campo y que incorporan las membresías, la prestación de servicios, el crowfunding, la pauta publicitaria, los apoyos de la cooperación y especialmente los propios recursos económicos. Los medios nativos digitales de Guatemala, Chile, Colombia y Perú son los que tienen mayores porcentajes de recursos propios en su financiación; los de Argentina son los de mayor porcentaje de pauta publicitaria, mientras que los de El Salvador, Nicaragua, Guatemala y Cuba, reportan mayor incidencia de dineros de la cooperación internacional en su financiación. Los medios de México y El Salvador tienen la más alta participación de actividades de oferta formativa. Por su parte, Bolivia y El Salvador, sobresalen en mercadeo de contenidos; Cuba y Venezuela en alianzas; Guatemala y Cuba en crowfunding; Perú y Argentina en suscripciones, y Chile en patrocinios. Se observa una clara diversificación de las alternativas de sostenibilidad. Un poco más de la mitad de los medios de la muestra considera que no son totalmente autosostenibles, una de sus dificultades más sensibles.

Existe paridad de género en los medios consultados y  un alto porcentaje de periodistas en sus grupos de trabajo. No se confirma una cierta idea sobre su condición local. Son, en efecto, medios que tienen intereses nacionales e internacionales y después de ellos, regionales y locales. Ubicados físicamente en lo local, e inclusive en la desterritorialización (medios multisituados), buscan involucrarse en agendas más amplias, en las que pueden aportar otros acercamientos, posiblemente desde las realidades más locales, una hipótesis que merece ser aún más confirmada.

El grado de producción de información diaria es alto. Facebook, Twitter, Instagram y YouTube son los canales de difusión de preferencia para los medios nativos digitales latinoamericanos. Hay una interesante distribución geográfica del interés y uso de las plataformas y redes sociales: en Facebook sobresalen Bolivia y Cuba; en Twitter, Guatemala y Cuba; en Instagram, El Salvador y Guatemala; en YouTube, Ecuador y Cuba y en TikTok, Guatemala y Nicaragua. WhatsApp y Telegram son las dos herramientas de gestión más utilizadas por los medios nativos digitales de la región.

Las herramientas de gestión y creación de contenidos más utilizadas por los medios nativos digitales latinoamericanos son Facebook, Twitter, Instagram y Creator Studio. Para análisis, Google Analytic, y para difusión, WhatsApp y Google Drive ocupan los primeros lugares.

Se constata una alta capacidad de análisis (autoanálisis) de los medios nativos digitales cuyos insumos se aprovechan para mejorar la relación con las audiencias.

Casi la mitad dice haber participado en alianzas y una cuarta parte manifiesta que le interesaría hacerlo. Se comprueba, de este modo, una alta valoración de las alianzas con otros medios. El mayor porcentaje insiste en compartir historias y reportería y en hacer alianzas para la elaboración de contenidos, seguida por compartir temas, fuentes y experiencias.

La principal fortaleza es contar historias de manera diferente. De ella se sigue usar enfoques novedosos para tratar la información. Los medios nativos digitales de Venezuela son los que más enfatizan en contar historias como su principal fortaleza y también los que subrayan los enfoques novedosos de tratamiento de la información. El periodismo de largo aliento con énfasis en la investigación y el uso de nuevos formatos son de gran interés para los medios nativos digitales de El Salvador.

Entre los aspectos más relevantes aparecen en los   primeros lugares, la visión estratégica (quién soy y para dónde voy), el impulsar sociedades más democráticas y libres y el relacionamiento con las audiencias. Las necesidades más apremiantes de los medios son los recursos económicos, los recursos humanos y la capacitación. En Bolivia y Guatemala, es donde más requieren los recursos económicos; en Chile, los recursos humanos y en Nicaragua y Argentina, la capacitación.

Los medios nativos digitales opinan que las competencias que los fortalecerían (o sea, las necesidades más apremiantes) son los recursos humanos, el apoyo administrativo y organizacional y la producción y creación de contenidos.

Los medios digitales latinoamericanos muestran una gran vitalidad y un 48 % tiene menos de cinco años.
La visión sobre la calidad periodística

Unas de las preocupaciones de este estudio fue    ahondar en las comprensiones que los medios nativos digitales, de referencia tienen sobre la construcción de información y específicamente, sobre la calidad del oficio periodístico. Y en esta indagación se pudieron constatar varias líneas de reflexión: por una parte, el reconocimiento de los valores y principios que han definido la actividad periodística desde hace años, pero también el replanteamiento de algunos de ellos (por ejemplo, la objetividad o la imparcialidad) y el surgimiento de algunos nuevos (por ejemplo, lo colaborativo o la relación entre periodismo y activismo). Los derechos humanos, las diversidades —sexuales, sociales o culturales— cada vez más amplias, las perspectivas de género, las violencias, la salud o el ambiente, son temas que aparecen consistentemente en la agenda de los medios nativos digitales y que generan preocupación en sus grupos de trabajo. Pero también hay un giro intencionado de la mirada hacia las voces no escuchadas, lo que significa que el foco reside ahora en quienes no fueron vistos adecuadamente por los medios convencionales.

Una parte de los editores y directores(as) de medios nativos digitales consultados plantean explícitamente, por ejemplo, la realización de un periodismo feminista y consideran que la imparcialidad es una suerte de neutralidad inmovilizante, frente a problemas que deben ser denunciados frontalmente. Este replanteamiento axiológico es consecuente con las relaciones más abiertas que se dan entre periodismo y activismo, con la idea de incidencia y con la reconversión de las audiencias en comunidades. Todo ello es factible por una relación posiblemente más directa entre medio y sociedad local, o entre medio y grupos de nicho. Lo que se observa de fondo es un cambio en la comprensión, las interacciones y los compromisos de los medios de comunicación con los que consideran sus próximos. Los medios locales son mucho más medios de «proximidad», no solamente física, sino cognitiva, emocional y transaccionalmente. Es probable que el nuevo ordenamiento de las afinidades sea un factor determinante de la identidad de los medios nativos digitales.

El rigor, la construcción social de la verdad, el pluralismo, la dignificación de los sujetos de la información, la independencia, la transparencia son dimensiones de la calidad informativa considerada por los medios digitales.

La comprensión del periodismo como servicio público es un enfoque fundamental para garantizar la calidad de los medios. Ser más abiertos, participativos, reflexivos, dialogantes y transparentes, son características imprescindibles de la calidad de los medios, según sus propios promotores

La calidad tiene que ver con la sostenibilidad en la medida que favorece la realización de un mejor y más exigente periodismo y los medios nativos digitales buscan alternativas diversificadas para lograrla.

El aprovechamiento de las particularidades web es clave en la calidad de la información por su incidencia en la diversidad de lenguajes, su convergencia, el uso de la imagen, la promoción de participación y la medición de lo que se hace.

Los rostros de los medios nativos digitales en la región

La parte final del estudio es una selección de medios de los países que participaron en la exploración, para llevar a cabo un análisis mucho más detallado de sus casos que permita revelar su diversidad, el tipo de periodismo que realizan, los temas que se convierten en el centro de su acción, los dilemas a los que se enfrentan y por supuesto los retos que nacen de su experiencia informativa y social.

En este momento del estudio se observan los rostros y las maneras particulares de actuar de los medios nativos digitales.

La Malvestida (México), que inició como un blog sobre moda, es hoy una revista digital con perspectiva de género que aborda temas de sexualidad, salud, estilo personal y de vida, dirigida a mujeres entre dieciocho y cuarenta años. Ojoconmipisto (Guatemala) fomenta la transparencia y la lucha contra la corrupción, fiscalizando el uso de los fondos públicos y la participación ciudadana. La vida de nos (Venezuela) produce historias reales cuidadosamente elaboradas como una apuesta de periodismo narrativo. Guardiana (Bolivia) busca informar de manera inclusiva, clara y plural, buscando la disminución de la violencia y ser realmente útil para la vida de la gente. GatoEncerrado (El Salvador) está especializado en medio ambiente, género, política y justicia y recientemente en verificación del discurso público, El desconcierto (Chile) busca promover el fortalecimiento de la democracia participativa y el buen vivir, con contenido de calidad en derechos humanos, medio ambiente, feminismo y fiscalización al poder. Postdata (Cuba) cuenta historias basadas en la interpretación de conjuntos de datos poniendo a disposición de la audiencia formas interactivas de narrar y participar. Sálvese quien pueda (Perú) ofrece un análisis distinto en sus producciones por Youtube con una perspectiva muy plural. Agenda propia (Colombia), propone la cocreación periodística especializada en pueblos indígenas y grupos minoritarios de Colombia y América Latina, con un enfoque centrado en derechos humanos y ambiente, mientras que el medio nativo digital de Nicaragua del cual se guarda su anonimato ante la difícil situación que vive el periodismo de ese país, produce información basada en evidencia que afecta la gobernanza y la seguridad de las personas y que ayuda a promover el debate público en una sociedad silenciada, La Posta (Ecuador) está enfocado en los movimientos económicos y políticos del país y difunde sus contenidos por redes sociales creando puestas en escena para cada tema, El Auditor (Argentina) está especializado en control público, transparencia, acceso a la información y participación ciudadana y se define como «el único que difunde de manera clara qué dicen los informes de los organismos que controlan al Estado».

Michel de Certeau escribió que la cultura prolifera en los márgenes y es un hormiguero y Clifford Geertz acudió a un aforismo africano para comprender los significados del conocimiento local: «La sabiduría —recuerda— está en el conjunto de las hormigas».

Este estudio, al explorar el mundo diverso, vital y en transformación de los medios nativos digitales latinoamericanos, contribuye a comprenderlos, a ver sus necesidades, proyectos y retos hacia el futuro y de paso a destacar los cambios profundos que están viviendo nuestras sociedades.

El libro El hormiguero puede descargarse gratuitamente a través de este enlace.

MIRÁ TAMBIÉN

Notas
Notas
1 https://fundaciongabo.org/es

También te podría gustar...

Deja un comentario