Sebastián Lorenzo: «Hay un grupo de herramientas que están a la espera de tener una conectividad aceptable y que van a cambiar radicalmente la forma en la que navegamos»

Publicamos esta entrevista a horas del comienzo del primer evento en la Argentina —organizado por el Foro de Sociedades Digitales que preside Lorenzo— que tendrá lugar de manera integral en el llamado metaverso (mundo virtual o alternativo). La propuesta es debatir sobre las próximas tendencias en tecnologías y sus impactos en la sociedad y buscar una respuesta al interrogante cómo se defiende la soberanía tecnológica. Sin duda, se trata de un hecho que amojona el inicio de lo que se vendrá en el futuro próximo con una nueva forma de internet, que llega de la mano de los metaversos, el 5G, blockchain y los algoritmos basados en inteligencia artificial.

A Sebastián Lorenzo lo empezó a atraer el mundo de Internet cuando el mundo digital estaba dando sus primeros pasos en nuestro país. Oriundo de la provincia de Entre Rios, Sebastián recuerda esos comienzos de la mano de GeoCites: «En ese momento la web era con calles y manzanas. Así nace un sitio que se llamaba GeoCites que en su momento era uno de los primeros lugares donde podíamos alojar sitios de internet gratis. Esto era antes del sitio punto com. GeoCites te daba una calle, una dirección y un número. Me acuerdo que se terminaba haciendo un chorizo de letras y barras». Por aquella época, antes del estallido social que vivió Argentina y que significó la caída del gobierno de De la Rua, Sebastián también se ganaba sus pesos incursionando como diseñador: «Yo empecé a trabajar con los primeros diseños, en esa época no era algo muy simple de vender. Teníamos que hacer de todo, programar, diseñar, vender y cobrar. En un momento arrancó bastante prometedor hasta que explotó Argentina en el año 2001. Los servidores estaban en dolares asi que imaginate pagar en dólares desde Entre Ríos».

Políticamente identificado con el peronismo, Sebastián cuenta la experiencia que vivió junto con otros jóvenes cuando en los comienzos del gobierno de Néstor Kirchner pudo viajar a España a formarse en distintas áreas. Una de estas fue el ciberactivismo, lo que sería el paso fundamental para todo lo que vendría después. «Yo fui por el lado de los movimientos de las juventudes kirchnerista yo militaba en Los Jóvenes K, la agrupación que lideraba Nicolás Trotta». De ese viaje también participó Juan Cabandie, quien luego sería legislador porteño y que actualmente es ministro de Ambiente. En esa España convulsionada por lo que sería el atentado de Atocha, este grupo de chicos recibió una formación de avanzada que dictaba la fundación Jaime Vera, la misma que se encargaba de formar a los cuadros del Partido Socialista Obrero Español. «Estuvimos en un lugar de formación impresionante que se llama Galapagar, ahí estuvimos aislados en la montaña y nos dieron tres temáticas: una que tenía que ver con comunicación política y oratoria, otro módulo que duro como una semana tenía que ver con ecología y después tuvimos una semana larga de ciberactivismo y comunicación digital».

¿Ese viaje a Europa influyó en todo lo que vino después? 

—Cuando volvimos en 2006, se nos ocurrió a un grupo de los que había ido, y que ya militaban informalmente en las redes, armar un espacio en donde poder pensar cuál era el mundo que estaba viniendo. Pararnos en el horizonte y no tanto en el día a día, intentar ver con un enfoque político el impacto social que tienen las tecnologías. Nos pareció correcto armarlo desde una fundación que se iba a llamar Generación Libre y que finalmente terminó cuajando en esta que se llama Sociedades Digitales. Este foro lo comenzamos a hacer en el año 2008, los anteriores los hicimos con otro nombre y lo suspendimos cuatro años durante la época de Macri que lo hicimos en Colombia y no en Argentina. En paralelo a esto teníamos una agrupación política que ahora se ha dispersado en veinte cabezas que fue el PJ Digital, que fundamos con el mismo grupo en 2005 o 2006. El PJ Digital era una herramienta para pelear el día a día y como herramienta en la coyuntura de las elecciones. Así pasamos luchas épicas en la web, como los blog contra Clarín en la 125 y así con un montón de cosas que han ido sucediendo. Con una teníamos una pata más política y la fundación que estaba pensada para ver el panorama más de mediano y largo plazo 

¿Qué es lo que se viene en el plano de la tecnología?

—Creemos que el salto más importante va a venir de la mano de herramientas vinculadas al 5G. Hay un grupo de herramientas que están a la espera de tener una conectividad aceptable y que van a cambiar radicalmente la forma en la que navegamos, en la que comercializamos, en la forma en la que interactuamos con nuestro hogares. Todo eso adentro tiene software y hardware. El tema es que ahora vienen con algoritmos que son mucho más potentes

Ante estos avances, ¿cómo estamos parados nosotros como país para poder legislar todos estas innovaciones que se vienen?

—Lo que vemos es que cuando se inició internet, cuando arrancó internet estuvimos lerdos, por decirlo de algún modo. Los que se apuraron y la vieron tuvieron alguna ventaja, luego vino  una segunda etapa de internet que es cuando aparece el teléfono celular. Donde podemos marcar que el teléfono pasa a ser algo que nos permite enviar información a internet, el software se adapta rápidamente y ya pasamos de herramientas para generar una página web a tener plataformas que nos permiten subir una foto y poner un texto. Ahí aparecen los blogs, que después se transforman en redes sociales. En este segundo momento también llegó tarde la política y los gobiernos. Hay una disparidad muy grande entre la capacidad que tienen las empresas de generar software y la capacidad que tienen los gobiernos de generar las leyes que contengan adentro cuál es el correcto uso a la hora de usar estas normas. Además chocan países contra herramientas que son hechas de manera transnacional, porque la legislación por más que vaya rápido se queda corta cuando tenés el servidor en un país y el dueño de la fábrica en otro. 

Desde la fundación, ¿cómo ven todo esto que estás contando?

—La fundación lo que hace, basado en criterios científicos, es ver qué es lo que puede pasar en los próximos años, nuestra particularidad es analizarlo desde el lado humano y cada vez lo vemos con más preocupación. Desde que arrancó internet hasta acá vivimos en un mundo cada vez más concentrado, donde el próximo petróleo van a ser los datos. Es un lugar donde hay megamillonarios que son la punta de la pirámide de estas cuestiones digitales, que ya están pensando que sus hijos van a vivir trescientos o cuatrocientos años y que ya están pensando que si la tierra se va a la mierda ellos se van a ir a Marte. Mientras tanto tenes a un porcentaje altísimo de personas que no llegan a completar las proteínas que necesitan para que la cabeza le funcione bien cuando sean adultos. Por eso el evento del sábado va a terminar con un panel final donde vamos a pensar donde esta ubicado el ser humano en el medio de todo esto 

¿Crees que estos  avances van a revolucionar cuestiones que vinculadas a nuestra vida cotidiana como ir al supermercado o ver un partido de fútbol? 

—Sí, nosotros hasta acá desconfiamos si una zapatilla iba a venir en tiempo y forma. Gran parte de la población, salvo dos o tres países avanzados, desconfiábamos de poner una tarjeta ahí adentro. Hoy todo eso mejoró, porque se vieron obligados por la pandemia a tener que comprar por internet y eso hizo que los correos de todo el mundo se hagan mucho más eficientes. Bueno, acá tenemos el ejemplo de Mercado Libre, que terminó siendo prácticamente un banco que ahora tiene un sistema logístico fenomenal, un sistema donde todas las cosas las podes pagar con el teléfono. Al ser mejores los sistemas de logística es fundamental para el mundo que se viene. Porque ahora, si ya tenés dinero digital y tenés sistemas logísticos que funcionan, vas a poder entrar al supermercado con los lentes puestos y vas a poder poner las cosas dentro del carrito. Viviendo una experiencia de usuario que es mucho más cercana de lo que conocíamos en el mundo físico 

Todo esto lo que va a generar un mayor extractivismo de datos

—Se nos llevan los datos que son muy importantes en esto, ya tiene mas datos el dueño de Facebook que el Indec de lo que haces vos o lo que hago yo. Analizan doscientos me gusta y ya saben hasta que zapatillas usas. Eso es una batalla que es dificil revertirla, hoy la tenemos perdida. Los que centralizan todos esos datos del mundo están en manos de empresas que están muy cercanas a Estados Unidos. Son multinacionales, pero las cabezas son estadounidenses. Lo que viene ahora es la inteligencia artificial metida en toda esta tecnología, puntualmente con el software que traen dentro de cada aparato. La internet de las cosas sería lo que va a cambiar fuerte la entrega de datos. Porque la heladera va a traer software, la plancha va a traer software, el auto va a traer software, tu casa va a tener software. Esos algoritmos van a estar trabajando constantemente y recopilando información las veinticuatro horas, los 365 días del año 

Frente a esta situación, ¿cuál crees que debería ser la posición del país frente al extractivismo de datos?

—Una posición es que los Estados puedan acceder a la capacitación suficiente de sus ciudadanos para que estos algoritmos se hagan dentro del contexto soberano del país. Otro formato hacia la derecha podría ser no mirar que tienen adentro los algoritmos y un punto medio podría ser auditar lo que van a poner. Yo creo que eso es factible, ese tercer punto,  pero deberíamos tener la capacidad de los programadores y poder hacerle frente a las empresas del otro lado. Lo que pasaría con un gobierno de derecha liberal, como ya pasó durante el gobierno de Macri, es que hagan lo que quieran con los datos. Donde nadie controlaba que carajo de datos se le pedía a la ciudadanía. Podemos ir hacia un punto medio y eso es una posición mía, no de la fundación, creo que deberíamos estar preparados para tener una legislación y cuadros técnicos legales e informáticos trabajando de forma conjunta y a medida que llegue abrir ese código, ver lo que tiene y auditarlo con mucho respeto. Poder tener el poder de decirles hasta acá si, hasta acá no, porque esto es soberano. Decirles que el código que se va a usar en nuestro país no puede ser privativo tiene que ser libre 

Estos avances tan innovadores, ¿cómo impactan en un país donde es tan grande la brecha digital? ¿Mucha gente se va a quedar afuera del metaverso?

—Hay gente que tiene más predisposición o menos predisposición a ingresar a este tipo de tecnología. Un pibe que vive al lado del Obelisco va a encontrarse con esta tecnología mucho más rápido, un pibe que vive en Madrid se va a encontrar mas rapido que el del Obelisco, un pibe que vive en Entre Ríos se va a encontrar mas tarde que el del Obelisco y un pibe que vive en la cordillera, en un pueblo pequeño, que no es rentable para una telefónica, va a demorar mas en llegar esta tecnología. Pasa con todas las tecnologías, incluso internet va más rápido que otras tecnologías. Avanza muy rápido, si analizas la configuración de la red es impresionante lo que ha avanzado. Hasta en el pueblo más alejado vas a ver la influencia que tiene la red en cualquiera de esas personas 

En el 2010  explicabamos cómo era un blog con un pizarrón y con una tiza, pero decíamos: «Esto mas tarde o mas temprano va a llegar acá y tienen que estar preparados». Eso fue hace diez años, hoy vas a esos lugares y ya tienen teléfonos celulares con conectividad en todos lados. Ni siquiera les llegó el blog, porque cuando llegó ya estaban las redes sociales. Es una discusión que trato de no entrar porque es antipático decir ya va a llegar. Nosotros deberíamos ver en todo caso que cuando llegue esa tecnología, que todavía no llego, la gente sepa de la mano de quien le esta llegando, que sepa de donde, que sepa por qué y que pueda tomar decisiones soberanas en cada pueblo

El evento gratuito que va a realizar la Fundación Sociedades Digitales será el 5 de noviembre y promete ser un acontecimiento histórico para nuestro país, ya que por primera vez se hará un evento dentro de lo que es el metaverso. «Ese dia van a poder conocer como es el Metaverso sin pagar nada, lo que si, en este caso va a ser limitado a quinientas personas», cuenta Sebastian Lorenzo que se lo nota ansioso por contar todo lo que se va a poder ver desde las nueve de la mañana. «Lo primero que les propone el software es generar un usuario y una contraseña. Luego va aparecer un muñeco y un roperito, eso es un avatar que es la persona digital que te va a representar ahi adentro».

Sobre el evento en sí Sebastian Lorenzo también dijo que no solo habrá charlas sino que, a lo largo del día, también se realizarán shows musicales que serán el punto de partida de una tecnología que muy pronto será moneda corriente en nuestro país 

«Se harán los primeros recitales dentro del Metaverso, con artistas en vivo. También va haber panelistas que van a empezar contextualizando todo lo que hay en la actualidad, lo que está llegando ahora. Serán charlas muy simples, nada muy complejo, para que la gente lo pueda entender fácil. Durante la tarde van haber charlas de cómo van a impactar todo esto en cosas concretas. Por ejemplo: ¿Cómo va a ser una casa en el futuro? ¿Cómo va a ser una clase cuando el que te dé clases sea San Martin y no un profesor explicando quién era San Martín?

Sebastian ya puedo probar lo que son estos primeros esbozos del metaverso y realmente quedo muy flasheado sobre lo que se viene con respecto a este tema. Escucharlo invita a que mañana todos podamos darnos una vuelta por el evento no solo para aprender sino que también para vivir una experiencia desconocida para la gran mayoría de los argentinos

«La verdad que es muy agradable, yo tenía mis pruritos porque soy viejo, pero es increíble. Ahí entendí a los pibes que están doce horas jugando en los videojuegos. Porque la verdad me acerco a vos caminando y te escucho cada vez más fuerte, me doy vuelta para un costado y te escucho de un oído. Si queres que hablemos solos y que no nos escuche el resto nos podemos ir más allá para hablar, mientras otros están mirando el stand y otros quizás estén en el auditorio.»

NOTA RELACIONADA

Mariano Quiroga

Director de Multiviral (https://multiviralok.wordpress.com/), portal que produce contenidos sobre tecnología, geopolítica y poder. Este artículo se publica gracias a un acuerdo de colaboración entre Esfera Comunicacional con Multiviral.

También te podría gustar...

Deja un comentario