Un juez de EE. UU. rechazó una demanda de Elon Musk contra una organización que denunció el incremento del discurso de odio en la red social X

Elon Musk, director ejecutivo de X

Un juez federal desestimó la demanda de Elon Musk, propietario de X, contra un grupo de investigación que documentó un aumento en el discurso de odio en la red social X (ex-Twitter)

La plataforma demandó al Centro para Contrarrestar el Odio Digital (CCDH, por su sigla en inglés de Center for Countering Digital Hate) el año pasado, acusándolo de difundir afirmaciones engañosas después de publicar una serie de informes sobre el odio y el extremismo en la plataforma. En la demanda, X afirmó que perdió «decenas de millones de dólares» como resultado directo de la investigación de la CCDH. Musk, quien dirigió personalmente la demanda, llamó al CCDH «una máquina de propaganda malvada».

Uno de los hallazgos del grupo, publicado en junio el año pasado, ponía en evidencia que «el contenido racista, homofóbico, neonazi, antisemita o conspirativo» de los usuarios pagos no estaba moderado por la plataforma.

El juez Charles Breyer, del Distrito Septentrional de California, aceptó una moción para anular los reclamos y negó la posibilidad de volver a litigar el caso, asegurando que se realizó la demanda «para castigar a la CCDH por sus publicaciones que criticaban a X y tal vez para disuadir a otros que deseen participar en tales críticas».

El director ejecutivo del CCDH, Imran Ahmed, celebró que la demanda fuera desestimada. «Los tribunales han afirmado nuestro derecho fundamental a investigar, hablar, defender y responsabilizar a las empresas de redes sociales por las decisiones que toman a puerta cerrada y que afectan a nuestros niños, nuestra democracia y nuestros derechos humanos y libertades civiles fundamentales», afirmó.

En los meses posteriores a la adquisición de Twitter por parte de Musk, el CCDH destacó el aumento del discurso de odio en la plataforma, incluido un informe que exploraba cómo su decisión de eliminar la prohibición de una serie de extremistas que podrían darle a la compañía un impulso en los ingresos por publicidad. Entre ellos se encontraba el infame neonazi Andrew Anglin, quien creó el sitio web supremacista blanco Daily Stormer.

El CCDH es una organización sin fines de lucro, fundada en 2018, que investiga las tendencias del discurso de odio, el extremismo y la desinformación en las principales redes sociales. Su investigación detalla periódicamente contenidos perturbadores en las plataformas sociales, incluidos informes sobre contenidos sobre trastornos alimentarios en TikTok, negación climática en YouTube y amenazas violentas y misóginas en Instagram.

Aunque Elon Musk no respondió de forma directa a la sentencia, en su cuenta de X el empresario repitió el mensaje de un usuario que señalaba: «Esta plataforma siempre luchará por la libertad de expresión».

Con información de Observacom, Techcrunch y The Verge

También te podría gustar...

Deja un comentario