Guerra Israel-Hamas: Telegram en la mira por su polémico rol en el conflicto

La plataforma que proclama a ultranza la libre expresión, es usada tanto por el Ejército israelí como por el grupo terrorista, para difundir información. Cruenta, sin límites ni moderaciones.

Popularmente conocido como el mensajero Telegram, la plataforma ya supera los setecientos millones de usuarios en todo el mundo. Siempre el avance tecnológico es bien visto para el desarrollo de las sociedades y sus economías. Sin embargo, algunos usos de estas nuevas herramientas se vuelven puntualmente controversiales. Si bien esta es una plataforma que nació con la defensa más extrema del derecho a la libertad de expresión, hoy quedó en el ojo de la tormenta: es usada para la difusión de información no solo por el Ejército israelí, sino principalmente por el grupo terrorista Hamas.

Con un rol clave: brindar información en crudo y tiempo real en medio de la guerra. Pero a la vez, haciéndolo sin ningún escrúpulo aparente. Pasaron 15 días desde el ataque despiadado del grupo terrorista Hamas sobre la población de Israel. Lo cierto es que previo a los movimientos y avances en el conflicto la plataforma se volvió clave. Tanto la fuerza del ejército israelí como la agrupación Hamás, buscan anunciar sus acciones mediante el servicio de mensajería Telegram.

Un nacimiento en medio de la polémica

Como una herramienta de inspiración libertaria, en una zona gris, entre una mensajería y una red social, Telegram queda fuera del alcance de toda moderación y regulación estatal. Cabe recordar, que su nacimiento ya fue marcado por la polémica. Así, en tan solo diez años, la mensajería creada por los hermanos Pável y Nikolai Durov, opositores a Vladimir Putin que huyeron de su país, conquistó a quienes temen las intrusiones de los poderes estatales.

Entre sus ventajas, este servicio mensajero opera con un cifrado considerado seguro, a la vez que ofrece anonimato completo y el compromiso de los líderes de mantener en secreto toda información sobre sus usuarios.

Si bien se gestó y rápidamente fue elegida como la plataforma favorita del Estado Islámico, Daesh, actualmente es utilizada por todo tipo de instituciones y funcionarios políticos. Lo cierto es que de un lado y del otro, es una herramienta ampliamente usada. Mientras quienes caminan el camino legal encuentran fluidez y seguridad en los mensajes, los disidentes buscan aprovechar su uso para evadir a las autoridades, y los criminales para cerrar sus negocios turbios.

Telegram, la plataforma gratuita de uso mundial, actualmente ya supera los 700 millones de abonados activos. Los mensajes son difundidos dentro de grupos, que pueden llegar a tener hasta 200 mil suscriptores.

La compañía tiene su sede en Dubái y tanto sus fundadores, los hermanos Durov, como todos los colaboradores, extraña vez se dejan ver en público. Además, la compañía rechaza cualquier norma de moderación o regulatoria que emane de los estados y fueron muy pocas y puntuales las ocasiones en que acató algún reclamo de las autoridades para la eliminación de contenidos.

En ese sentido, fue a finales de 2022, cuando la exdiputada francesa Laëtitia Avia y la abogada Rachel-Flore Pardo pidieron públicamente «el fin de la impunidad de Telegram».

También te podría gustar...

Deja un comentario