El país de la libertad

Atravesadas por un relato escrito en los círculos del poder, las decisiones se toman de espaldas a la necesidad popular y convencen a la mayoría de que fueron tomadas por los damnificados.

. . . Búsquenme, me encontraran

En el país de la  Libertad

León Gieco

Los temas se abordan desde distintos ángulos, que son, como corresponde regidos por los intereses e ideologías de quienes se pronuncian. Hablan de crecimiento y lo relacionan con la distribución y en este tema, tan candente como especial coinciden todos; al menos aquellos que tiene poder para decidir sobre los habitantes del país.

Usan en su discurso a EE. UU. como espejo y paradigma de la libertad, libertarios, liberales, neoliberales, la derecha y muchos de los que se dicen habitantes del progresismo, tienen su norte en el Norte. La contienda cultural se está perdiendo a manos de un discurso unificador que forma el sentido común de la sociedad toda.

Por estos días, en el país de la libertad, aquel que nada tiene que ver con el que describe León Gieco, se produjo un acto político que fue festejado como un logro. En una nota publicada el 8 de abril, por la Agencia Presenza firmada por la periodista norteamericana Amy Goldman, se desarrolla la información en torno a la firma de la Ley Emmett Till, contra los linchamientos. Esta periodista hace referencia a los más de cien años de luchas, esfuerzos e iniciativas para lograr que los linchamientos sean considerados un delito federal.

El nombre de la Ley se toma de Emmett Till, un afroamericano que nació el 25 de julio de 1945, linchado el 28 de agosto de 1955. cuando tenía solo catorce. Fue acusado de silbar a una mujer blanca, afrenta suficiente para ser atado con alambre de púas a una desmotadora de algodón, molido a palos y después arrojado al río Tallahatchie en Misisipi, en donde fue encontrado.

Jorge Majfud, uruguayo, profesor de la Universidad de Jacksonville y autor de numerosos libros, describe en su monumental obra La Frontera salvaje esta actitud bárbara de una parte de la sociedad norteamericana. Nos cuenta como en Texas el linchamiento de mexicanos o de cualquiera que hable español sin aspecto caucásico continúa con total impunidad.

Majfud, escribe y describe: «El linchamiento es una institución establecida por la raza superior que, no sin ironía, le teme a la superioridad física y sexual de las razas inferiores. La celebrada feminista Rebecca Ann Latimer Felton, activista por el voto femenino, esclavista, propagandista de la supremacía blanca y primera senadora mujer de Estados Unidos en 1922, recomendó linchar a los negros que habían sido elegidos en las urnas por la mala idea de Lincoln de convertirlos en ciudadanos. Felton, campeona de la modernización de la educación, durante muchos años afirmó que cuanto más dinero se invierte en la educación de los negros, más crímenes cometen».

En una nota publicada en este sitio, Paul Craig Robert hace referencia a la extradición de Julian Assange, considerado un delincuente por haber cometido el delito de publicar documentos que dan cuenta de los crímenes que EE. UU. ha efectuado en nombre de la libertad.

Son muchos los casos, demasiados, de brutalidad policíaca que tiene como víctimas a las minorías étnicas y que son cuestionadas, después de protestas masivas en los lugares en donde se han cometido.

Posiblemente, nuestros amantes de la libertad, abreven en ese cándido sentimiento que, desde su norte baja y les permite tener actitudes como la de colgar, por el cuello, en la vereda de la Casa de Gobierno a figuras del actual gobierno. Hecho que al momento de escribir esta nota, no ha sido investigado por ningún fiscal.

Los autores locales de estos linchamientos simbólicos se creen, como escribe Majfud en La Frontera Salvaje, con «el eterno derecho de empujar todas la fronteras por el resto del mundo y a lo largo de la historia, no toleran que alguien cruce sus límites fronterizos».

 De la misma manera que, desde el gobierno, se confunde crecimiento con distribución, no responden a estas bárbaras expresiones de odio por temor a que se tomen como limitaciones a libertad de expresarse.

MÁS INFO

Se aprueba, al fin, una legislación contra los linchamientos en Estados Unidos: la ley Emmett Till | Por Amy Goldman

Sergio Peralta

Integrante de Esfera Comunicacional. Periodista y docente, fundador del Canal 3 de Televisión Comunitaria de San Martín, Mendoza; exdirector del LV8 Radio Libertador; militante de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en la Coalición por una Comunicación Democrática. Publica en distintos medios de comunicación del país y del exterior.

También te podría gustar...

Deja un comentario