El determinismo tecnológico y el ballotage en Brasil

Las demoras experimentadas en la primera vuelta de las elecciones del domingo 2 de octubre son funcionales a la estrategia del bolsonarismo para la segunda, que consiste en desalentar la participación del nordeste brasilero donde se concentran las preferencias por Lula.

«El ascenso meteórico de los gigantes digitales a escala Internacional ha planteado un buen número de perturbadoras cuestiones sobre la concentración del poder político, económico y social en manos de los intermediarios tecnológicos.”

Egveny Morozov

Las tecnologías digitales, una vez más, vuelven a mostrar que el ser humano no desempeña un papel real y debe adaptarse a sus procedimientos y construcción de verdades con fuerte sesgo en los sectores del poder. En efecto, se registraronn largas colas en algunos centros de votación en Brasil por problemas con los datos biométricos y fallas en la tecnología que produce la identificación digital del ciudadano. Los votantes de San Pablo, Río de Janeiro, Brasilia, Salvador y Belo Horizonte informaron demoras de hasta cuatro horas en el proceso previo a utilizar la urna electrónica. Las autoridades explicaron que el retraso se debió a que muchos ciudadanos no habían registrado su huella.

Para la Folha de Sao Paulo, el problema radica principalmente en la dificultad del sistema biométrico con las huellas dactilares de los ancianos. La ley electoral en Brasil requiere cuatro intentos con el elector antes de autorizar el voto registrado por firma. También hay dificultades con los trabajadores rurales o aquellos que manejan productos químicos, como productos de limpieza.

Brasil cuenta con más de 150.000.000 de votantes habilitados para participar de esta elección del pasado 2 de octubre. En el país se utiliza urnas electrónicas desde 1996. Esta larga experiencia permite estimar que se demora, en promedio, tres minutos en optar por los candidatos para todos los puestos (diputado federal, seguido por diputado estadual, senador, gobernador y presidente).

La máquina de votación electrónica emite la confirmación del sufragio después de un segundo de completar los números de candidatos para cada puesto. Por primera vez, los votantes tienen tiempo adicional para verificar su voto en la urna electrónica.

En conferencia de prensa, el presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), ministro Alexandre de Moraes, dijo que los retrasos y la generación de colas de votación serán analizados individualmente. Entre las causas estarían aproximadamente 7.500.000 de votantes que decidieron acudir a las urnas en lugar de optar por la abstención. En algunos casos, el lector biométrico tampoco pudo verificar la identidad del votante. «Este es un problema que, como afirman algunos expertos, el uso de dos años de desinfectante para manos a veces dificulta el reconocimiento de huellas dactilares».

El determinismo tecnológico (DT) sostiene que las tecnologías de una sociedad determinan la conformación de su estructura social y sus valores culturales. En un conocido artículo titulado Tres caras del determinismo tecnológico, Bruce Bimber (1996) distingue tres interpretaciones del DT (la normativa, la nomológica y la de consecuencias imprevistas) y señala que la lógica de estas leyes dependa necesariamente de características de la tecnología o que éstas sean su vehículo, lo cual implica que los agentes humanos no cumplen ningún papel en relación con el cambio o la habilitación de los procedimientos mediante el uso de tecnologías (Bimber, 1996: 106).

Desde este punto de vista, el determinismo consiste en «una visión de la historia en la que el ser humano no desempeña ningún papel real, en la que la cultura, la organización social y los valores se derivan de leyes de la naturaleza que se manifiestan a través de la tecnología» (Bimber, 1996: 115).

Para esta elección, se estimó que al menos el 15 % de los votantes tardaría más en elegir a sus candidatos en las urnas. Más de veintiún millones de brasileños utilizaron la biometría para identificarse. En el Distrito Federal (DF), donde todos los electores serán identificados mediante huellas dactilares, se esperaba que la votación concluya alrededor de las 19.00 h, dos horas después de la hora oficial de cierre de las puertas de la sección.

Por medio del proceso biométrico, el día de la votación, el elector deberá ingresar el número de registro en el microterminal de la urna y poner su dedo en el lector óptico. Después de que el programa haga la verificación digital, la urna se desbloqueará para que vote. Si el sistema no reconoce las huellas dactilares, el elector debe presentar un documento con fotografía y la mesa comprobará los datos en la hoja de votación.

La identificación biométrica se utilizó en 762 municipios, incluidas quince capitales. En estados como Alagoas, Amapá y Sergipe y en el Distrito Federal, la revisión biométrica llegó a todo el electorado. En algunas ciudades, como Florianópolis (SC) y Bento Gonçalves (RS), la identificación del votante es mixta, con biometría y el método tradicional.

La biometría es una tecnología que da más seguridad a la identificación del elector al momento de votar. Adjunto a la urna electrónica, el lector biométrico confirma la identidad de cada persona por intermedio de las huellas dactilares, almacenadas en una base de datos del Tribunal Electoral y transferidas a las urnas electrónicas. Este proceso resta agilidad, generando contextos favorables a desalentar las iniciativas de participación electoral.

Las dificultades para identificar las huellas dactilares de los pulgares de las personas, hacen foco en los trabajadores rurales, industriales y todos aquellos que utilizan sus manos como herramientas de trabajo. Como los trabajadores de la salud que utilizaron durante estos años de pandemia muchos litros de alcohol en gel en el cuidado de todos nosotros. Estos grupos de personas desde el nordeste brasilero son los que le han garantizado a Lula el triunfo el primer turno.

Veremos en la segunda vuelta, prevista para el 30 de octubre de 2022, si la política de alternativas al determinismo tecnológico para el cuidado de la democracia garantiza la plena participación de 150.000.000 de electores.

NOTA ANTERIOR

Foto del avatar

Alfredo Moreno

Computador científico, ingeniero TIC en Agentina Satelital (Arsat), profesor TIC en la Universidad Nacional de Moreno, integrante de la Red de Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Sociedad (Red Placts - https://blogs.ead.unlp.edu.ar/catedracps/red-placts/)

También te podría gustar...

Deja un comentario